Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo General de Médicos recomienda "prohibir cautelarmente" el método Hamer

Los colegios investigan la aplicación de la llamada 'nueva medicina' contra el cáncer

Diez meses después de que estallara en España el escándalo del método Hamer para tratar a enfermos de cáncer, el presidente del Consejo General de Médicos, José Fornes, ha decidido recomendar que "se prohíba cautelarmente" a todos los colegiados la práctica del mismo. La prohibición la lanza el máximo órgano colegial de los facultativos "mientras no existan pruebas científicas de que no es nocivo para los pacientes", según explicó a EL PAÍS. En el mes de julio pasado se conoció que varios médicos españoles aplicaban el poco ortodoxo método Hamer, que, entre otras cosas, empieza por retirar los tratamientos tradicionales a los enfermos, incluidos los que evitan el dolor.

"Además del consentimiento informado del paciente, es necesario contar con la seguridad de que el tratamiento que se le aplica no es perjudicial", ha dicho José Fornes a este periódico. El presidente del Consejo asegura haber enviado ya una carta a todos los presidentes de colegios médicos instándoles a que investiguen la posible práctica de este método por parte de sus colegiados.Fornes ha solicitado también a la Comisión Deontológica que elabore un informe sobre las implicaciones de la denominada nueva medicina y las consecuencias de los tratamientos que propugna, tras una solicitud de la asociación Consumidores y Vecinos, de ámbito nacional. Esta asociación envió también a Fornes una copia de los dos programas de Televisión Española en los que aparecen varios médicos defendiendo el método Hamer y que sus seguidores utilizan como propaganda.

Fornes explicó que recabarán información de Alemania y Austria, donde Ryke Geerd Hamer tiene varias causas pendientes por la muerte de una treintena de pacientes. Hamer, cuyas teorías propugnan el abandono de la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía para curar el cáncer, fue inhabilitado en su país de origen, Alemania, por "personalidad psicopática". Sus seguidores, entre los que se encuentran varios colegiados de distintas ciudades españolas, afirman que cuenta en España con unos 3.000 pacientes.

"Nosotros no podemos prohibir de forma general que se practique esta supuesta terapia, pero sí vetar de momento su utilización a nuestros colegiados", explica Fornes. "Sólo hay una medicina, que no es una ciencia exacta pero que cuenta con una comprobación científica, y las supuestas alternativas' deben contar con algún tipo de validación científica de las terapias que ofrecen".

Causas archivadas

Fornes considera que no es suficiente, para cumplir con la ética profesional, contar con el consentimiento del paciente. "Habrá que examinar las condiciones y las circunstancias en que ese paciente se ha mostrado de acuerdo. No es admisible aplicar un tratamiento en el que se demuestra que se están produciendo daños y parece que esas terapias están causando serios perjuicios", añade. El Consejo, según Fornes, se propone actuar "con toda dureza" si se demuestra que médicos colegiados han vulnerado la deontología profesional al aplicar esta terapia.Precisamente, una juez de Barcelona sobreseyó, por segunda vez, hace unos días, el caso abierto contra el facultativo Vicente Herrera por la muerte de la enferma Elena Lumbreras, con el argumento de que la justicia' no puede "demonizar" el método Hamer si la comunidad médica no lo hace previamente. Pocos días después, el colegio de Médicos de Barcelona ha concluido que la actuación en el caso de Lumbreras vulneró gravemente la deontología profesional y puede ser causa de una sanción grave.

La comisión deontológica del colegio de Málaga también acaba de concluir una investigación sobre la llamada nueva medicina iniciada de oficio a raíz del caso de la niña austriaca Olivia Pilhar, secuestrada por sus padres el pasado verano para que fuera atendida del cáncer de riñón que padecía por médicos de esa ciudad que siguen el método Hamer. Los resultados de la investigación no se han comunicado todavía a la Junta Directiva, aunque el asesor jurídico admitió que en este informe aparecen varios médicos. "Es un tema ciertamente muy grave y la comunidad médica tiene que tomar cartas en el asunto", afirma Enrique López Peña, presidente del colegio malagueño. "Hemos realizado una investigación exhaustiva y si procede la pondremos en conocimiento de la justicia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de mayo de 1996