EL NUEVO GOBIERNO

La fiscalía de Cataluña también está en juego

La designación de José María Mena, de 59 años, como fiscal jefe de Cataluña, pendiente desde que el 31 de enero último obtuvo 10 de los 11 votos de los distintos sectores de la carrera fiscal representados en el Consejo Fiscal, peligra de nuevo como consecuencia de los pactos PP-CiU, según fuentes jurídicas. Tras no designarle el Gobierno socialista ni antes ni después de las elecciones del 3-M, y una vez que Carlos Granados, el fiscal general del Estado que propuso a Mena, va a ser relevado, tales fuentes dan por seguro que el único candidato al cargo se quedará sin él.En las últimas semanas, el ministro de Justicia e Interior Juan Alberto Belloch consultó con el PP, que no dio el visto bueno al nombramiento, a pesar del optimismo mostrado por la secretaria de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, que le ha costado alguna cena. La Unión Progresista de Fiscales (UPF) pidió ayer una entrevista a la nueva ministra para que se produzca el nombramiento de Mena, que paraliza también los de otros dos fiscales jefes -en Málaga y Salamanca-, cinco fiscales del Tribunal Supremo y el teniente fiscal ante el Tribunal Constitucional. La UPF no descarta recurrir si el nuevo Gobierno mantiene la pasividad del anterior sobre estos nombramientos.

Más información

Mientras tanto, se prevé que el futuro fiscal general del Estado convoque de nuevo la plaza de fiscal jefe de Cataluña y que opten a ella candidatos aceptables para CiU. Comienza a sonar Alejandro del Toro, de 64 años, que fue anterior número dos de aquella fiscalía.

Por otra parte, entre los candidatos a altos cargos de Justicia figuran Antonio Robles Acera y Wenceslao Diez Argal, ex-compañeros de la ministra en el CGPJ.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción