EL 'CASO GAL'

Barrionuevo y Vera "asumen la responsabilidad", aunque creen a los generales "víctimas de falsas acusaciones"

El ex ministro del Interior José Barrionuevo y el ex secretario de Estado Rafael Vera se mostraron ayer dispuestos a "asumir las responsabilidades" que les correspondan en relación con las investigaciones abiertas sobre sus antiguos subordinados, los generales José Antonio Sáenz de Santa María, Andrés Casinello y Enrique Rodríguez Galindo. Barrionuevo y Vera les consideran a los tres "víctimas de falsas acusaciones"."Toda la responsabilidad es mía. Yo era el que marcaba la estrategia en la lucha antiterrorista. Y si alguien bajo mi mando cometió algún error, el único responsable soy yo", proclamó ayer el ex secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera. Éste salió ayer en defensa de Sáenz de Santamaría, Rodríguez Galindo y Casinello, de los que dijo que "han hecho servicios importantísimos para la democracia".

Más información

"Sáenz de Santamaría, Casinello y Rodríguez Galindo se limitaron a seguir la estrategia contraterrorista que yo les marqué. Naturalmente, estoy hablando de operaciones antiterroristas, no de cosas delictivas, porque esto es impensable que pudiera ocurrir", añadió Vera.

El ex número dos de Interior durante el mandato de José Barrionuevo y José Luis Corcuera recordó que Sáenz de Santamaría ocupó puestos tan importantes como inspector general de la Policía Nacional y director de la Guardia Civil. Pero pidió que no se olvide el "importantísimo servicio para la democracia" que prestó cuando se produjo el golpe de Estado del 23-F.

Vera elogió a Rodríguez Galindo, destacando entre sus muchos méritos la desarticulación, en 1992, de la cúpula de ETA en Bidart (Francia).

El ex jefe de la Seguridad del Estado, que una vez más hizo ayer patente su carácter decidido y audaz, se quejó: "Es tremendo que estas tres personas se vean ahora imputadas, en asuntos como éstos, después de haber hecho tanto por la democracia. Es tremendo..."

Vera y Barrionuevo hicieron público un comunicado conjunto para manifestar que se sienten "absolutamente solidarios" con los tres generales, "más aún al estar convencidos de que son víctimas de falsas acusaciones".

Los dos ex altos cargos de Interior dicen también: "Tenemos la obligación de asumir la responsabilidad que nos corresponda en relación a cuantas investigaciones se hagan desde las instituciones contra quienes en su día fueron nuestros subordinados" en la lucha antiterrorista.

Barrionuevo y Vera, en calidad de antiguos superiores de Casinello, Sáenz de Santamaría y Rodríguez Galindo, quieren "dejar constancia de su lealtad, espíritu de sacrificio y absoluta identificación" con la lucha antiterrorista y el fortalecimiento de las libertades democráticas.

Rafael Vera acusó al ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán de "vomitar", en lugar de declarar, y cree que actúa así movido por "el rencor o el resentimiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50