Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL'CASO GAL'

Roldán explicará en una nota por qué acusa ahora a sus antiguos jefes

Luis Roldán el ex director de la Guardia Civil hará público en los próximos días un comunicado de tres folios en el que explicará por qué se ha decidido ahora a acusar a sus antiguos jefes y compañeros de la cúpula de Interior, según informaron ayer sus abogados, José Luis Rodríguez Porto y Agustín Guardia.En la decisión de Roldán habría influido especialmente la exoneración del ex presidente del Gobierno Felipe González del caso GAL, tras el auto dictado recientemente por el juez del Tribunal Supremo Eduardo Móner. Esta resolución judicial fue decisiva para que Roldán haya pedido explicar a este magistrado algunos aspectos del caso GAL no relacionados específicamente con el secuestro de Segundo Marey en 1983.

Roldán, encarcelado desde hace más de un año en la prisión abulense de Brieva, se queja de su actual situación. Sólo puede mantener un vis a vis con su esposa, Blanca Rodríguez-Porto, durante 20 minutos los sábados y domingos y se le impide disponer de un ordenador y de un compact disc para escuchar música.

En su comunicado también explicará que ha esperado al término del proceso electoral para no influir en los comicios, pero que no quiere dejar impunes a los antiguos altos cargos de Interior que, según él, estuvieron implicados en la trama de los GAL.

Acusaciones a la cúpula

Roldán continuó ayer tarde facilitando datos al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón sobre supuestas tramas de los GAL en las que estarían implicados ex altos cargos de Interior. Pero no involucró en ningún momento a los generales de la Guardia Civil José Antonio Sáenz de Santa María Andrés Casinello y Enrique Rodríguez Galindo, según fuentes de la investigación.Roldán no mencionó en la tarde de ayer a ninguno de los generales inculpados por Garzón y sólo respondió "tangencialmente" a una pregunta que afectaba al general Casinello, cuyo enunciado no trascendió.

Roldán fue interrogado por el juez Garzón durante dos horas y media, en las que completó sus acusaciones contra el ex ministro del Interior José Luis Corcuera y el ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera. Responsabilizó a ambos de estar tras un supuesta campaña de envío de cartas bomba a simpatizantes de Herri Batasuna.

También concretó aspectos de la incriminación de Vera y del abogado Jorge Argote, quienes, según Roldán, le habrían ordenado "quitar de en medio" a los ex guardias civiles Enrique Dorado y Felipe Bayo, por saber demasiado de la guerra sucia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 1996