Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos obeliscos de 30 metros rematan el Pasillo Verde Ferroviario

El Pasillo Verde Ferroviario, la mayor obra urbanística jamás acometida en Madrid, posee ya dos monumentos que la simbolizan: son obeliscos de acero, con 30 metros de alto, coronados por dos cruces diminutas.Quedarán para siempre junto a dos de las nuevas estaciones del corredor ferroviario -uno en la Glorieta de Pirámides, otro en el Paseo de las Delicias-. Son ya los emblemas de más altura de una operación que, a lo largo de siete años, ha conseguido meter bajo tierra una línea de tren de mercancías que partía en dos el distrito de Arganzuela.

El arquitecto Manuel Ayllón, que diseñó el Pasillo Verde y se ha encargado durante siete años de ejecutar su proyecto, es el autor de la idea del obelisco. Lo explica así: "Las obras públicas que se hacían en el siglo XIX y hasta la Segunda Guerra Mundial se definían por su carácter monumental. Eso se perdió en esta segunda mitad de siglo. Yo he querido recuperar aquí el tratamiento monumental y simbólico de los espacios públicos".

El diseño del obelisco es una obra colectiva de los profesionales que han trabajado en todo el Pasillo Verde. La cruz que los corona vuelve a ser idea de Ayllón: "El obelisco es una forma de representación simbólica de naturaleza egipcia. Luego la copiaron los romanos. Los Papas se los en contraron en Roma, entonces el obelisco se cristianiza. La cruz es tan sólo un elemento referencial de la cultura cristiana". Su pequeño tamaño con trasta con la altura del monumento. "La cruz es un adjetivo del obelisco. Si la hubieramos hecho más grande habría sido un sustantivo", explica Ayllón.

PASA A LA PÁGINA 5

Los políticos inauguran el Pasillo Verde Ferroviario, que no funcionará hasta junio

VIENE DE LA PAGINA 1Un equipo de obreros ultimaba ayer las jardineras que adornarán la base de los obeliscos a fin de que todo esté listo para la inauguración de hoy. El soporte de los monumentos, un cubo de granito, presenta inscripciones latinas en las que se figuran las personas que han dirigido la operación y se alaba a Dios ("Laus Deo"). Junto a "Sancti Isidori" (San Isidro), y "Joannis Caroli I" (Juan Carlos l), aparecen, en la inscripción principal, los cuatro presidentes que ha tenido el Pasillo Verde Ferroviario, el presidente de la Junta de Distrito de Arganzuela, el "matritensis urbis magistro Álvarez del Manzano" y la presidenta de Renfe ("Hispainiae ferrea itinera regebat Cl femina María de Mercedes Sala").

Un catedrático de latín se ha encargado de la gramática. Nadie le dijo que el penúltimo presidente del Pasillo Verde se llamaba Echeverría, y no Echevarria, como ayer figuraba en la inscripción. Manuel Ayllón, gerente del Pasillo Verde, ordenó a primeras horas de la mañana corregir el error.

Precipitación municipal

Tanta urgencia en los trabajos -los obreros se emplearon el fin de semana a conciencia- se produce por la inauguración oficial del corredor ferroviario prevista para hoy. "Es una inauguración precipitada impuesta por el Ayuntamiento, no por la situación real de las obras del Consorcio", explica el edil socialista, José María de la Riva. Un tercio del trazado, que une Delicias con Atocha, no se puede utilizar aún, pues la estación de Méndez Álvaro sigue en obras. Un portavoz de Renfe aseguró ayer que los trenes circularán por las nuevas vías a finales de junio.

Así finalizan las obras que, conjuntamente, iniciaron en 1989 el Ayuntamiento de Madrid y Renfe, para enterrar el antiguo corredor ferroviario de mercancías que unía Príncipe Pío con Delicias. La obra, que nació con un presupuesto de 17.000 millones de pesetas, se cerrará seis años después con unos gastos próximos a los 51.000 millones, según señaló ayer Manuel Ayllón. "No hemos tenido que utilizar dinero de los presupuestos públicos. Todo ha salido de la venta del suelo para construir viviendas y oficinas que hemos conseguido liberar con esta operación. Además, hemos aprovechado el incremento de los precios de mercado para hacer más cosas de las previstas".

La venta de los nuevos pisos en la zona de Pirámides marcha a buen ritmo, según indicaron ayer los responsables de una de las inmobiliarias. El precio medio en esta zona recuperada para la ciudad es de 260.000 pesetas por metro cuadrado.

Suelo para 3.500 viviendas

Sobre la antigua via ferroviaria, e ha calificado suelo para 3.500 viviendas -muchas aún no se han iniciado-, 200 oficinas, siete kilómetros de calles y ocho de carril bici.

El socialista De la Riva asegura que las cuentas aún no están claras. "Hay 1.200 millones de pesetas que el Ayuntamiento le debe al Pasillo Verde por una expropiación de terrenos de Papelera Peninsular que nunca hizo pero que se incluyó como patrimonio en el balance del Consorcio. Hasta que no haya modificaion presupuestaria no se podrá probar la liquidación".

Un tren para 140.000 viajeros

Cuando entre en servicio el Pasillo Verde Ferroviario, en el mes de junio, Renfe tendrá una nueva línea circular de cercanías en Madrid. La actual C-7, que va de Atocha a Príncipe Pío pasando por Chamartín, Las Rozas, Majadahonda, y Pozuelo se unirá con el nuevo ramal Príncipe Pío-Atocha que incluye las estaciones de Pirámides, Delicias y Méndez Álvaro. El Pasillo Verde Ferroviario se incorpora así a la red de cercanías. Algunas de susestaciones coinciden también con las del Metro.Los expertos de Renfe calculan que 140.000 viajeros aprovecharán diariamente este nuevo servicio. Los vecinos de Aravaca, por ejemplo, ahorrarán 20 minutos en sus desplazamientos hasta Atocha. Nunca el ferrocarril sirvió para transportar viajeros de Príncipe Pío a Delicias. Fue una línea para mercancías que, hasta hace tres décadas constituyó uno de los motores económicos de Arganzuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 1996

Más información