EL NUEVO GOBIERNO

El PP forma un primer Gobierno de partido condicionado por la minoría parlamentaria

,El primer Consejo de Ministros presidido por José María Aznar "no tiene ningún perfil ideológico determinado". Así dicen algunos de los colaboradores del nuevo presidente. También destacan que se ha compuesto un "Gobierno de partido" condicionado por la minoría parlamentaria y con pocas sorpresas. Para definir el contenido político del Ejecutivo utilizan palabras ambiguas, como "centrado" y "reformista".

Más información
Aznar afrontará la devolución a los partidos del Frente Popular del patrimonio que se les incautó en la dictadura
Independientes

El propio Aznar utilizó en la tarde de ayer, ya en La Moncloa los términos "centrista", "reformista" y "reformador" para radiografiar su primer Gobierno. Luego, destacó otros tres aspectos para justificar el modelo elegido: la incorporación básica de la dirección del PP, a presencia de cuatro mujeres y el fichaje de tres independientes.Varios colaboradores de Aznar resaltaron del nuevo Ejecutivo los dos primeros factores: "Es un Gobierno básicamente de partido, que incorpora al secretario general del PP, a los tres vicesecretarios y a varias figuras, importantes". Un repaso por los, responsables de los departamentos oficialmente más importantes confirma esta tesis.

Francisco Álvarez Cascos, el secretario general del PP, es ya el vicepresidente primero de Presidencia. De Álvarez Cascos, aunque procede de Alianza Popular, no se remarca su componente ideológico, sino su capacidad de trabajo al frente del PP y su relación especial con Aznar. Algo similar ocurre con Rodrigo Rato, el vicepresidente segundo y económico, también proveniente de AP y actual vicesecretario general del PP, y con Mariano Rajoy, ministro de Administraciones Públicas y también vicesecretario. De Rato se subrayan muchos valores, sobre todo en estas intensas semanas de negociaciones, pero no sus indisimuladas hipotecas liberales.

Para remachar la importancia del partido en el Gobierno de Aznar se comenta la figura de otros tres ministros. En Abel Matutes, de Exteriores, se valora su conocimiento de Europa -fue comisario europeo- y también sus buenas relaciones "de antiguo" con Jordi Pujol. Loyola de Palacio, la ministra de Agricultura y Pesca, sí significaría el peaje a la vieja guardia de AP más conservadora. Isabel Tocino, la titular de Medio Ambiente, es otro valor histórico del partido, pero precisamente relegado en los últimos años, desde que Aznar tomó el timón de mando. Tocino es miembro del Opus Dei.

Aznar quería superar el número de ministras en un Ejecutivo de Felipe González. Había ofrecido Medio Ambiente primero a Esperanza Aguirre y luego a Pilar del Castillo, catedrática de la UNED. Del Castillo rechazó esa cartera en la tarde del pasado viernes -su marido, Guillermo Gortázar, es el responsable de Medio Ambiente en el PP y no fue sondeado para el cargo- y dejó poca o nula capacidad de reacción. No hubo que buscar mucho para encontrar a otra mujer disponible. Isabel Tocino será la cuarta ministra y Aznar presidirá el Gobierno con más mujeres de la historia de España. "Y, además, en carteras seniors y no de floreros", indicó un miembro de la dirección del PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aznar no se ha olvidado en su reparto del poder de los barones territoriales del PP. El democristiano y ex ucedista Javier Arenas, ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, era hasta ayer el único dirigente del PP de trascendencia nacional y afincado en una comunidad -presidente del PP en Andalucía y candidato a la Junta- sin representatividad institucional. José Manuel Romay Beccaría, ministro de Sanidad, es la obligada cuota gallega que impone el presidente fundador del PP, Manuel Fraga.

Realmente centrados, es decir miembros de la extinta UCD, hay otros tres ministros. De Jaime Mayor Oreja -Interior- sí se recuerda su pedigrí centrista, ya que fue durante unos meses delegado del Gobierno en el País Vasco durante la etapa de UCD. Ahora es vicesecretario general del PP.

Otro ministro de Aznar con pasado en la UCD es Rafael Arias Salgado, titular ahora de Fomento (ex Obras Públicas). Arias Salgado es precisamente el encargado de promocionar "la nueva imagen" del PP.

Esperanza Aguirre, la nueva ministra de Educación y. Cultura, presume de su ultraliberalismo sin rubor. Fue dirigente del Partido Liberal, coligado con UCD. Ha encarrilado su carrera política en el Ayuntamiento de Madrid, donde ejercía ahora como primer teniente de alcalde y donde ha protagonizado una ascensión meteórica desde que ingresó en la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) del PP, que dirige Miguel Ángel Cortés, uno de los presuntos promotores del denominado clan de Valladolid, que arropa Aznar desde su época de presidente de Castilla y León. Aguirre podría ser la cara y la voz del nuevo Ejecutivo.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS