Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rascacielos de Guyana

El edificio más alto de la Guyana Francesa no está dedicado a oficinas o viviendas. Es el gigantesco hangar donde se hace el montaje final del nuevo cohete europeo Ariane 5. Mide 90 metros de altura y tiene una puerta corredera de 60 metros de altura y un complicado sistema de plataformas móviles que circundan el cohete. En su parte superior se mantiene una atmósfera limpia para evitar la contaminación de los satélites. El cohete permanece allí apenas una semana, durante la cual a la parte de propulsión, que se ha montado en otro hangar, se le superponen los satélites que debe poner en órbita, protegidos por una cubierta o cofia que da el perfil característico al cohete completo. En los próximos días este hangar se estrenará para el montaje final del primer Ariane 5, que llevará una carga singular: los Cluster, cuatro satélites idénticos de carácter científico destinados a estudiar el efecto del viento solar sobre la Tierra.El Ariane 5, como los anteriores de la serie, se desarrolla dentro de un programa de la Agencia Europea del Espacio (ESA) y el centro espacial francés (CNES). Luego será transferido a la empresa Arianespace, para intentar mantener la supremacía europea en el lanzamiento comercial de grandes satélites.

Unas 6.000 personas han trabajado en el desarrollo y construcción del Ariane 5, pertenecientes a 50 sociedades de 12 países. España ha aportado un 3% de los casi 900.000 millones de pesetas que ha costado el cohete en los últimos 12 años. Esta participación ha vuelto en forma de contratos a empresas como CASA Espacio, Sener, Iberespacio, Crisa, GTD, Auxitrol, Fagor, Copreci, Ingemetal y Duro Felguera. Unas hacen trozos del cohete, como la estructura de la caja de equipos y otras ponen a punto los instrumentos de prueba o los programas informáticos de control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 1996