Manitas con chispa

Educación imparte un curso de electricidad doméstica para adultos en Colmenar

Hace unos días, Geni estuvo más de tres horas arreglando el enchufe del brasero. Se le deshilacharon varias veces los cables, no podía sacar los condenados tornillos del enchufe, pero al final lo consiguió. "Tardé muchísimo, pero cuando acabé me quedó el gusto de que lo había arreglado yo solita", dice orgullosa y sonriente.Esta aprendiza de electricista, de más de sesenta primaveras, es una de las alumnas del curso de electricidad doméstica que imparte el Ministerio de Educación y Ciencia en colaboración con el Ayuntamiento de Colmenar Viejo (28.000 habitantes) en el centro de adultos de la localidad, al que asisten 16 personas. Geni, una maestra en el arte de hacer punto, se inscribió en el cursillo porque vive sola y siempre tiene que pedir ayuda para arreglar las pequeñas averías eléctricas de la casa. Además, como su compañera Rita, el curso le sirve para desenchufar la soledad que a veces le aporta su edad.

El interés de Sonia por la electricidad es mucho más ambicioso. Licenciada en económicas, esta vecina de 39 años quiere que el curso arroje más luz a su porvenir profesional. "A nuestra edad es más difícil encontrar trabajo, y si esto me sirve para que me salga algo, pues bienvenido sea". Asegura que toda la vida ha sido una manitas, y que en casa es ella, y, no su marido, la que arregla. los cables. "Cuando llego, le enseño todo lo que he aprendido; a mí me sirve de repaso, y a él, para que aprenda algo", dice.

Precisamente, cambiar los papeles sociales que tradicionalmente han excluido a las mujeres de las chapuzas eléctricas caseras es una de las metas de Rosa. "Todavía hay muchos hombres y muchas mujeres que creen que nosotras no podemos arreglar un enchufe, y eso hay que descartarlo, porque valemos tanto como ellos". En su clase no hay representación masculina.

Una vez a la semana, todas ellas se sientan alrededor (le una mesa llena de cables de colores, machos, hembras, interruptores y demás artefactos eléctricos dispuestas a aprender lo que haga falta sobre voltios y amperios. Según el plan de estudios, recibirán nociones básicas de física y de matemáticas, y cuando acaben las clases, el 15 de mayo, sabrán crear con sus propias manos alargadores o timbres, enganchar transformadores o conectar los altavoces del equipo de música a la tele para conseguir un sonido envolvente.

Curso de electricidad doméstica. Centro de Educación de Adultos de Colmenar Viejo, calle de la Retama, 10. Teléfono 846 36 17. El curso finaliza el 15 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de marzo de 1996.