Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La receta de Corín

Corín Tellado fue una pionera de los superventas con sus novelas románticas y, según lo cuenta ahora, el fracaso sentimental que marcó su vida también podría servir de argumento para una de sus obras. Con 4.000 títulos publicados y "dicen que 400 millones vendidos", la escritora afirma que ha utilizado siempre una serie de ingredientes "que son como peones que uno mueve de distinto, modo". "La pasión, el amor y el deseo", dice. "Sin eso no haces nada. Después, la comprensión. Luego, los seres humanos, que son muy buenos o muy malos".Corín Tellado se autodefine como "una escritora de entretener, de novelas que las coges en una estación y las tiras al llegar". Y añade que su principal rasgo es que es "una adicta al amor, a la familia y al matrimonio". "Lo que pasa es que fracasé. No podía soportar su egoísmo. Yo detestaba su mezquindad y su egoísmo. Acabé harta, y cuando algo te va muy mal no te quedan ganas de empezar de nuevo. A mí me pesa, pero era en el 62. Tuve luego ocasión de rehacer mi vida y no lo hice porque sencillamente tenía miedo a un segundo fracaso y eso hubiese sido muy decepcionante. Sigo viviendo como puedo, a. mí escribir me gusta mucho y nunca dejaré de hacerlo".

Cuando empieza una novela, Corín Tellado no sabe nunca lo que va a salir. "Los protagonistas me llevan por donde quieren, yo lucho, pero esa lucha tampoco es buena porque significa rebelión, y lo que tú necesitas es que el personaje vaya funcionando solo para que te salga de carne y hueso, no de papel".

Corín Tellado hace la señal de un metro y dice que el amor, la pasión y la sexualidad son 6 centímetros. Lo otro queda para la comprensión, la cordialidad y el respeto. Poniéndose generosa, alarga hasta 14 los centímetros pasionales. "Si yo hubiera tenido por donde engancharlo, no lo hubiera soltado", dice respecto a su pasado amor. "Aunque fuera por una esquinita, porque la soledad es aceptable pero obligada. Vivo con mi hija y cinco nietos. Soy feliz con ellos. La única persona con la que fallé fue con mi marido,, tan terriblemente egoísta".

Corín Tellado no tiene planteamiento alguno a la hora de escribir. "Sencillamente, es lo que vengo haciendo desde los 17 años. Lo echo de menos cuando no lo hago, y estos días no lo estoy haciendo", dice la escritora, convaleciente de una gripe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de marzo de 1996