Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González pide serenidad a los mercados y garantiza un traspaso de poder "ordenado y responsable"

Madrid Felipe González quiso dejar claro ayer que sigue siendo presidente del, Gobierno, aunque sea en funciones. Su segunda intervención pública tras las elecciones tuvo como objetivo primordial transmitir serenidad a los mercados financieros y a los agentes sociales para atajar la turbulencia que ayer vivió el mundo económico tras el 3-M. González se comprometió a que la transición de un Gobierno a otro se produzca de forma "serena y ordenada". El líder socialista se permitió dar consejos a José María Aznar: si mantiene la actual política económica, es posible cumplir los criterios de convergencia con Europa. El PSOE votará contra la investidura de Aznar y le anima a que se ponga a trabajar para con los apoyos que necesita.

La ejecutiva del PSOE se reunió durante algo menos de dos horas para analizar los resultados. Pero no se daban las condiciones para el análisis sosegado: todo era satisfacción. La próxima semana se hará un estudio exhaustivo de los resultados y se definirá la política futura como primer partido de la oposición..González compareció con la misma sonrisa que la noche anterior al conocer los resultados. Que nadie espere de él "amargura". El sentimiento que le sigue embargando es el de una "inmensa gratitud" hacia los más de nueve . millones de ciudadanos que "contra viento y marea" han apoyado a su partido.

Pero González se proponía sobre todo velar por los intereses del país a la vista de lo ocurrido con la Bolsa, cuya caída en picado le preocupó. A su juicio, la intervención de Aznar durante la, mañana no sirvió para tranquilizar, por lo que le recomendó que se ponga a trabajar para encontrar apoyos.

González se dirigió "a los mercados" y a los' "agentes sociales" para asegurar que de su partido sólo pueden esperar "responsabilidad". "Es posible cumplir con los criterios de convergencia con Europa". Si el Gobierno que salga del PP "es inteligente", dijo, debe mantener el decreto ley que aprobó mayoritariamente el Congreso y que sustituyó al frustrado proyecto de ley de Presupuestos.

Política económica

Con esas medidas económicas se pueden cumplir los objetivos de déficit necesarios para cumplir los criterios que impone la Unión Europea, por lo que Aznar "ya tiene hechos" los Presupuestos de 1996. Sólo le quedaría la elaboración de los de 1997 para cumplir los citados objetivos. González insinuó que si van en la línea de la política económica que ha seguido su Gobierno, incluso podrán contar con su apoyo. Hasta que abandone el Gobierno, González seguirá manteniendo a rajatabla los controles de gasto que se impuso a primeros de año. Por tanto, no tiene que haber inquietud de aquí en adelante, si el nuevo Gobierno no comete errores.

El líder socialista estaba bien informado de lo que Aznar había dicho por la mañana, tras la reunión con la dirección de su partido. González frunció el entrecejo, un tanto teatralmente, al afirmar que Aznar sigue "con la línea de campaña" y al considerar un error que se limite a decir que tiene 1a mano tendida".

. Con tono de gobernante experimentado, precisó. que la mano tendida está muy bien para cuando uno tiene mayoría absoluta, pero cuando, no es así, sólo se tiende la mano, en todo caso, para que te la estrechen.

Lo que debe hacer Aznar, según, González, es ofrecer algo.

Todo su discurso de responsabilidad y su, propuesta de que Aznar forme Gobierno, ya que ha obtenido más escaños, pare cía indicar que el PSOE iba a fa cilitarle la tarea. Pero nada de eso. Según González, nadie comprendería que los socialistas votarán a favor o se abstuviera en la sesión de investidura de Aznar. El voto será negativo por lo que descartó seguir la corriente a las insinuaciones de CiU de abstenerse, unos y otros, en la votación de investidura. Animó una y otra vez a Aznar a que busque apoyos y se comprometió a no criticar a quienes faciliten la formación de un Gobierno popular líder socialista comenzó su intervención lamentando el asesinato de un ertzaina, durante. la mañana, y comunicó que había mantenido una conversación con el lehendakari, José Antonio Ardanza. En esta línea, González aseguró, con el propósito de dar pistas sobre cómo va a actuar en la oposición, que nunca utilizará el terrorismo como arma arrojadiza contra el Gobierno y que, "incluso aunque cometa errores", no los aireará. En política exterior en lo referente a la integración europea, Aznar tendrá un aliado en González.

Por el contrario, encontrará a los socialistas en la más rotunda oposición si su política lleva al menoscabo del Estado de bienestar, de la tolerancia, del respeto a las diversas identidades de España. y del proceso de integración en Europa.

González tuvo referencias socarronas hacia las "prestigiosas empresas" de encuestas, debido a su rotundo fracaso. El líder socialista no descarta que algunos medios de comunicación lleguen a la conclusión de el PP no tendrá que una Victoria rotunda hasta que no le "aplasten personalmente". Aunque, a lo mejor les entra "un ataque de responsabilidad" y actúan de manera diferente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996

Más información

  • El líder socialista anuncia que no respaldará la investidura de Aznar y le anima a buscar apoyos