Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU aprueba el fármaco contra el sida que Francia quiso sortear

Costará un millón de pesetas al año

La Oficina Federal de Alimentos y Medicinas (FDA) de Estados Unidos aprobó ayer el Ritonavir, un fármaco que ha demostrado gran eficacia para mejorar el estado de los enfermos de sida, y que esta semana ha provocado una fuerte polémica en Francia, tras el anuncio oficial de que las escasas dosis existentes serían sorteadas y la posterior renuncia gubernamental a esa impopular medida. El tratamiento costará unos 8.500 dólares al año (más de un millón de pesetas). "Entre los científicos, y entre los que viven con el virus" dijo ayer Clinton, "la desesperanza está dando paso a la esperanza".

El tratamiento con Ritonavir, un inhibidor de la proteasa -enzima que el virus del sida necesita para desarrollarse- se configura como una nueva esperanza en las últimas fases del sida, cuando las terapias tradicionales hasta ahora pierden su eficacia. "Este medicamento", dice David Kessler, director de la FDA, "proporciona una esperanza real a los pacientes, que pueden vivir más".Los laboratorios Abbot, fabricantes del fármaco, afirman que pueden ponerlo a la venta la próxima semana. Aunque no han facilitado información sobre el precio, organizaciones de lucha contra el sida y expertos en el tema señalan que un tratamiento anual puede costar unos 8.500 dólares, es decir algo más de un millón de pesetas.

Abbot anunció el pasado diciembre que distribuiría 2.000 dosis experimentales, a razón de 1.200 en Estados Unidos y 800 en el resto del mundo. De ahí la polémica desatada en Francia en los últimos días, en la que las autoridades sanitarias debieron dar marcha atrás en su decisión de sortear las dosis entre los enfermos.

El presidente estadounidense, Bill Clinton, se mostró ayer muy satisfecho. "Nuestra inversión contra el sida", dijo, "está dando resultado. No podemos detenernos. Debemos seguir empeñados en hallar un remedio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de marzo de 1996