Reportaje:

Sin señales extraterrestres, todavía

Los radioastrónomos que buscan emisiones de otra inteligencia preparan estrategias avanzadas de rastreo

No han encontrado nada hasta el momento, se han quedado sin financiación pública (en Estados Unidos) y su éxito dependerá de un golpe de suerte o de muchos años de tedioso trabajo escuchando el cielo con radiotelescopios cada vez más sensibles. Son radioastrónomos y están rastreando el cielo para ver si captan e identifican alguna señal artificial inequívocamente extraterrestre. Inasequibles al desaliento, creen, como muchos otros científicos, que el universo es demasiado grande para que haya surgido una única y exclusiva forma de vida que haya alcanzado un nivel de desarrollo suficiente para emitir señales electromagnéticas.

Los cuatro grupos más potentes de SETI (siglas en inglés de Búsqueda de Señales Inteligentes Extraterrestes) debatieron sus estrategias de rastreo del cielo en la reunión de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) celebrada recientemente en Baltimore. "La búsqueda ha empezado a ser sistemática y mejorará en un factor mil en una década", dijo Kent Cullers, de la Universidad de Berkeley (California). Un nuevo sistema de recepción de alta capacidad -Beta- preparado en la Universidad de Harvard y un proyecto de un radiotelescopio -ARGUS-, en Ohio, para cubrir simultáneamente todo el cielo visible, son las tecnologías más destacadas para los próximos años.

Más información

Los varios programas en marcha en EE UU están costeados ahora exclusivamente con aportaciones privadas tras la suspensión financiera del proyecto correspondiente en la NASA.

En los nuevos planetas

En cuanto se descubrió, hace poco, la presencia de unos planetas alrededor de estrellas relativamente cercanas, mucha gente volvió la mirada hacia los seti: ¿Han mirado ustedes allí? ¿Han comprobado si hay alguna señal sospechosa? "La pregunta es errónea, no son buenos planetas para la vida, son demasiado pesados y demasiado próximos a la estrella", dice Paul Horowizt, de la Universidad de Harvard y uno de los científicos clave en la búsqueda seti. "Pero si existen esos planetas, y han sido relativamente fáciles de descubrir, ¿cuántos más existirán, mucho más difíciles de ver?", dice Horowitz.Dan Werthimer sí tiene registros de esos planetas: "Los hemos observado con el mayor radiotelescopio del mundo, el de Arecibo (Puerto Rico), y no encontramos ninguna señal. No es que hayamos ido a mirar tras su descubrimiento, pero hemos revisado los datos que teníamos de rastreos anteriores".

Con el proyecto Serendip (del Laboratorio de Ciencias Espaciales de la Universidad de Berkeley), Werthimer y sus colegas acceden a 10 radiotelescopios de diferentes observatorios. "Hemos cubierto el cielo cinco veces desde Arecibo y no hemos encontrado nada. Hoy Serendip III examina 4,2 millones de canales cada 1,7 segundos", explicó Werthimer.

Quizá las estrategias de búsqueda de los grupos SETI no son las adecuadas para el objetivo que persiguen y otras civilizaciones, si existen, utilizan medios de contacto totalmente inimaginables ahora por la humanidad. Entonces, los seti habrán sido los más entusiastas pioneros.

Los intentos de recepción de señales se circunscriben prácticamente a la zona del espectro electromagnético de radio y microondas, "muy apto para nuestro nivel tecnológico", puntualizaba Jill Turter, del Instituto Seti (California). "En infrarrojos, por ejemplo, con la tecnología actual, sería difícil distinguir cuerpos celestes de las señales que buscamos". Emisiones de neutrinos y otras alternativas futuristas fueron descartadas por los especialistas, conocedores de los límites de los conocimientos y de los detectores actuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de febrero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50