Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Francia pretende aplicar un nuevo fármaco contra el sida por sorteo

El Conseil National du Sida (CNS) francés ha recomendado al Secretario de Estado para la Sanidad y la Seguridad Social, el recurrir al azar para determinar que enfermos de sida tendrán o no derecho a recibir el nuevo tratamiento que asocia tres moléculas antivirales y que tan buen resultado parece haber dado en sus primeras aplicaciones. La razón por la que el CNS recomienda el sorteo es la imposibilidad de suministrar el tratamiento a todos los enfermos debido a que, según dicen, los laboratorios americanos Abbott no son capaces de fabricar las dosis necesarias.

Grupos de apoyo a enfermos de sida, como ACT-UP y Arcat-Sida, han denunciado la sugerencia del CNS, proponiendo que se tenga en cuenta la gravedad de cada caso como único criterio para prescribir esa suma de dos inhibidores de la transcriptasa inversa y un inhibidor de la proteasa: el fármaco ritonavir de los laboratorios Abbott. Se considera que el número de enfermos graves de sida en Francia es en de 7.000, pero el número de dosis disponible no va más allá de las doscientas. "Podrían organizar un concurso de salto televisado entre los enfermos para recaudar dinero y decidir que supervivientes se hacían acreedores al tratamiento", decía con sarcasmo un enfermo.

El Comité de Etica Médica ha denunciado una situación en la que "la vida de las personas depende de una producción insuficiente y del precio exagerado de los medicamentos". Para alguno de sus miembros había que preguntarse si esta escasez provisional del ritonavir no corresponde a una lógica publicitaria de quiénes lo fabrican. El CNS ha hecho constar que, "hasta principios de verano", debido a una serie de trámites burocráticos pero también "a causa de que las autorizaciones no serán acordadas hasta entonces", la fabricación corre el riesgo de seguir siendo insuficiente respecto la demanda.

Garantizar la igualdad

El CNS ha defendido el sistema el sorteo como el único que "garantiza la igualdad de oportunidades para todos los enfermos" ya que considera que, de lo contrario, quiénes viven cerca de un centro avanzado y son atendidos por alguno de los médicos más conocidos, "disfrutarían de ventaja respecto a otras personas contaminadas". El CNS ha puesto de relieve que "sólo entrarán dentro de ese sorteo quienes lleven un mínimo de nueve meses tomando AZT". Las asociaciones de enfermos han pedido al CNS que "deje de jugar a la ruleta rusa con los medicamentos" y exigiendo que, en vez de "gestionar la miseria, tenga el valor de denunciarla". El ministerio de Sanidad, por su parte, ha negado que existiese el menor problema financiero. Para Arcat-Sida también es inaceptable que "los médicos renuncien a ejercer su responsabilidad y dejen que sea la suerte la que decida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de febrero de 1996