Un tribunal para el genocidio de Ruanda

FRANKFURTER ALLGEMEINE

Oscurecida por las informaciones sobre el conflicto de los Balcanes, hay otra región del mundo que ha caído en el olvido, una región en la que ha tenido lugar un genocidio que aún no puede perseguirse ante ningún tribunal, una región en la que todavía se está muy lejos de la reconciliación de etnias enfrentadas entre sí.Según cálculos de las Naciones Unidas, en 1994, hutus extremistas asesinaron a más de medio millón de personas, la mayor parte de ellas de etnia tutsi, aunque también hubo víctimas entre los hutus moderados. Los primeros procesos por este genocidio deberían empezar en marzo. El procedimiento sería complejo, aunque no fuera más que por el numero de implicados. En torno a 60.000 hutus se encuentran encarcelados en las prisiones de Ruanda bajo la acusación de colaborar en las matanzas. En la instrucción de los casos es preciso distinguir entre los planificadores, los organizadores, los ejecutores y los. cómplices.Por otro lado, tampoco es posible saber con certeza si los procedimientos judiciales contribuirán a la reconciliación nacional o si, por el contrario, enconarán todavía más el enfrentamiento latente entre los hutus y los tutsis. Los propios ruandeses no ocultan su escepticismo: dos millones de personas que viven ahora en campos de refugiados de Zaire, Tanzania y Burundi no tienen intención de volver a su patria.

19 de febrero

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS