Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Calidad sin fantasía

CLÁSICAOrquesta Nacional de EspañaDirector: A. Fagen. Solista: L. Berman. obras de Beethoven y Strauss. Auditorio Nacional de Música. 9 de febrero.

ENRIQUE FRANCO

Debía haber dirigido el último concierto de la ONE el maestro Ros Marbá, pero renunció a ello y fue sustituido por el americano Arthur Fagen (Nueva York, 1951). Respetó -el conductor neoyorquino íntegramente el programa anunciado y demostró una efectividad y un pulso vital considerable.

Su gran momento era el poema de Strauss Así hablaba Zaratustra, escrito después de Till Eulenspiegel y de ambiciones irrealizables musicalmente. ¿Puede hablarse con sonidos De la ciencia como indica cierto pasaje? Lo dudo. Así- que lo más aconsejable es olvidar la referencia y seguir la magia de Strauss que admiraron, desde Debussy hasta Mahler.

Tras ese comienzo sensacional que ni siquiera ha desvaído el abuso de los transcriptores cinematográficos, el compositor desarrolla su narrativa sonora y su plástica gestualidad musical. La interpretación nos mostró una orquesta nacional capaz, que siguió la puesta en orden del, maestro con fidelidad. Faltó imaginación e impulso creativo, lo que sucedió también en el magnífico Concierto en Sol mayor número 4, de Beethoven. Lo más grave es que tampoco un pianista del historial del soviético Lazar Bermandio con el tono y la fantasía de la obra, aunque luciera un poderoso virtuosismo. Faltó, sin embargo, ese "valor añadido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 1996