Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP culpa de los GAL a González en persona

Álvarez Cascos contrapone "la galaxia" de la corrupción socialista a la "estrella" del "caso Cañellas"

El Partido Popular abrió ayer en Madrid su XII Congreso en un clima perfectamente descriptible. Todos, hasta el último de los 2.938 compromisarios, están convencidos de la victoria en las urnas el próximo 3 de marzo, a la que atribuyen el mismo carácter inexorable de las salidas y puestas diarias de sol. Compromisarios e invitados participaron en una primera sesión de cuatro horas ininterrumpidas de discursos, a cargo de 10 oradores. El secretario general, Francisco Álvarez Casos, consumió 80 minutos para defender u informe de gestión de la ejecutiva saliente; hacer balance de los éxitos cosechados desde el anterior congreso, en 1993, y advertir que los populares consideran a Felipe González responsable político directo y personal de los GAL.

Fue uno de los mensajes centrales, junto a un recorrido exhaustivo por los escándalos que en los últimos cuatro años han salpicado al PSOE, desde el Jaguar del diputado José María Mohedano hasta Luis Roldán, pasando por todos y cada uno de los registrados en los juzgados y en los periódicos.Hubo un par de deslices, al relacionar la dimisión del ex ministro de Agricultura Vicente Albero con el caso Ibercorp, cuando en realidad abandonó el Gobierno al descubrirse que había defraudado a Hacienda, y al considerar al ex ministro del Interior José Luis Corcuera procesado, cuando está sólo imputado por lo que Álvarez Cascos describió como uso de los fondos reservados "en atenciones conyugales de joyería".

El secretario general no, esquiv5 la dimisión forzada del presidente del PP y del Gobierno de Baleares, Gabriel Cañellas, al mes y medio de su reelección, por el caso Sóller, un presunto cobro de comisiones ilegales por la adjudicación de una obra pública."Deber de coherencia"

Pero, además de elogiar a Cañellas por ser "consciente de su deber de coherencia", subrayó que "si se establece paralelismo" el escándalo balear es "una estrella fugaz" al lado de la "galaxia" de la corrupción socialista. No hubo, en cambio, la menor referencia a Miguel, Pérez Villar, el ex consejero de José María Aznar en la Junta de Castilla y León que fue condenado por prevaricación en una sentencia que excluye ánimo de lucro personal.

La conclusión fue poner en contraste la doctrina del PP, según la cual las responsabilidades políticas son independientes de las penales, y la interpretación del PSOE y de González de que sólo una sentencia firme contra el ex ministro del Interior, José Barrionuevo, podría derivar en una responsabilidad política del presidente del Gobierno por los asesinatos de los GAL.

Pero para el partido de José María Aznar las cosas están mucho más claras. El PP "está firmemente convencido", dijo con rotundidad su secretario general, "de que las acciones de los GAL entrañan una gravísima responsabilidad política del Gobierno y de su presidente, sin cuyo consentimiento las acciones.de estos grupos jamás hubieran podido iniciarse, prolongarse durante cuatro años y liquidarse".

Pese al balance especialmente sombrío de la legislatura, incluida la acusación a González de haber ganado las elecciones en 1993 "con artimañas", Álvarez Cascos rechazó la idea de que los populares puedan ganar las próximas elecciones generales "gracias a los escándalos y errores de los socialistas, más que por méritos propios", y pidió exigencia a sus propias filas "para merecer la confianza entusiasta y no resignada de la mayoría de los españoles".

A la hora del balance propio, el secretario general mantuvo que la gestión del PP en ayuntamientos y comunidades autónomas es un ejemplo de aplicación de políticas austeras, disminución de altos cargos y simplificación administrativa, incremento "del gasto social en función de las necesidades de los ciudadanos" y regeneración ética.

El informe concluyó con una prolija definición de lo que el partido quiere representar. Una formación "de centro, en su vocación; interclasista en su composición; fuerte en su estructura; unido en sus bases y en su dirección; dinámico en su evolución; austero en su comportamiento; dialogante en su talante; honesto en la defensa de postulados éticos y europeo en su homologación

La búsqueda en la gestión de comunidades autónomas y ayuntamientos de un aval ante los electores del 3 de marzo fue desarrollada también por el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. "No hemos llegado ni llegaremos nunca a un Gobierno", dijo, "como si fuera una conquista, ni con criterios revanchistas ni con criterios excluyentes".

Ruiz Gallardón, que ha sufrido ataques y críticas precisamente por no organizar una caza de brujas en Madrid, fue el primer orador que hizo mención a Manuel Fraga, presidente de la Xunta de Galicia y presidente fundador del partido, como autor de la "convocatoria" política de hace 20 años que el 3 de marzo puede llegar a la meta. Había pasado una hora desde la apertura sin que nadie citara a Fraga, que asistirá mañana a clausura.

El informe de gestión del secretario general fue aprobado por asentimiento. Nadie votó en contra ni se abstuvo. El clima de unanimidad alcanza tal grado que ésta fue la primera votación en la que se preguntó si alguien estaba dispuesto a hacer otra cosa que votar a favor. En las tres anteriores, ante el bosque abrumador de manos alzadas con la tarjeta amarilla del sí ni siquiera se dio ocasión de abstenerse o votar en contra.

La nueva ejecutiva será votada hoy. Se incorporarán el ex diputado de CiU Josep María Trias de Bes; Esperanza Aguirre, primera teniente de alcalde de Madrid; el portavoz popular en el Senado, Ángel Acebes; y los diputados Ana Mato y Miguel Ángel Cortés. Los vocales que no volverán a figurar en la candidatura de Aznar, informa Efe, son el ex ministro de UCD José Manuel Otero Novas y los diputados María Teresa Estevan Bolea, Alejandro Muñoz Alonso y Juan Tomás Esteo Palomo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996