Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Bueren abandona la Audiencia Nacional y deja en manos de Garzón el 'caso Lasa-Zabala'

El magistrado Carlos Bueren, juez central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, ha decidido apartarse de la judicatura y dedicarse a ejercer la abogacía en un despacho jurídico especializado en Derecho Mercantil. Bueren, de 46 años, pedirá la excedencia voluntaria por dos años, por lo que su plaza en la Audiencia Nacional no le será reservada. Hasta que se cubra su vacante, su compañero Baltasar Garzón se hará cargo de la tramitación de todas sus causas, entre las que destaca el caso por la desaparición y muerte de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala.

MÁS INFORMACIÓN

Bueren ha comunicado ya su decisión al ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, y también al presidente de la Audiencia Nacional, Clemente Auger. El magistrado lleva 18 años en la carrera judicial y nueve en el juzgado número 1 de la Audiencia Nacional, donde ha realizado numerosas e importantes investigaciones sumariales, como el caso de la cooperativa Sokoa -en su momento, pilar fundamental en la logística de ETA-, el secuestro del industrial Julio Iglesias Zamora, el de Emiliano Revilla, o el sumario de los altos cargos de la colza. También ha intervenido en numerosas operaciones antidroga, como la incautación de 36 toneladas de hachís hace dos semanas o la denominada Operación Pitón. Recientemente, reclamó la extradición a Santo Domingo del cabecilla etarra, Eugenio Etxebeste, Antxon.Bueren manifestó ayer a este periódico que no se va porque esté harto de la Audiencia Nacional: "Aunque han sido nueve años de mucha tensión, he tenido todo tipo de apoyos en mi labor", afirmó Bueren. "Lo que ha ocurrido", matizó, "es que ha surgido esta oportunidad, me han ofrecido trabajar en el despacho de Rodrigo Uría y me han convencido. Ha sido fortuito, y nada premeditado".

"Decisión respetable"

El presidente de la Audiencia Nacional, Clemente Auger, comentó ayer que la decisión de Bueren es perfectamente respetable. "La elección en el terreno personal y profesional es una faceta muy íntima y yo no voy a entrar ahí. No es el primer caso de un juez que quiere dedicarse a otra faceta profesional , aunque la fama de éste hace que adquiera otra dimensión. La tensión en los juzgados centrales es muy dura. El trabajo se las trae, porque lo que en cualquier otro sitio pasaría por un simple error poco importante, cobra ahí gran trascendencia". Bueren visitó en su casa al presidente de la Audiencia Nacional por encontrarse éste de baja tras una reciente intervención quirúrgica.Bueren ha sido reiteradamente amenazado por ETA desde hace años, si bien el pasado verano se supo que era un objetivo prioritario de la banda terrorista, por lo que su escolta fue reforzada. Según fuentes del Justicia e Interior, el magistrado conservará su escolta policial cuando abandone sus funciones en el juzgado.

El magistrado se marcha con excedencia, pero sin reserva de plaza. Si quisiera volver a ejercer como juez, tendría que esperar un mínimo de tres años. Su vacante tendrá que ser cubierta por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Bueren se incorporará como socio al despacho Uría y Menéndez y centrará su tarea en los aspectos penales que puedan afectar al mundo empresarial, en el que esta especializado el bufete. Este despacho, fundado por Rodrigo Uría y Aurelio Menéndez, cuenta con una veintena de socios. Uría, Menéndez y Rodrigo Uría, hijo, son los socios fundadores, lo que viene a corresponder a las principales responsabilidades ejecutivas.

El fundador del despacho dijo ayer a Europa Press Televisión que Bueren será uno de los 20 socios del bufete -en el que trabajan 90 letrados- y que se ocupará de temas que tramiten en los tribunales. Añadió que había llegado a sus oídos que Bueren había decidido dar un giro a su vida profesional. "Tomé contacto con él y en unos pocos días nos hemos puesto de acuerdo para que se venga al bufete como socio".

El presidente del CGPJ, Pascual Sala, no ocultó ayer sus sorpresa por la decisión de Bueren. "Sí me sorprende, pero es una cosa que se asume. Bueren es un hombre con experiencia. En consecuencia puede tener opciones muy variadas y es perfectamente lícito que las asuma", dijo.

Diversos colectivos profesionales y dé lucha contra la droga lamentaron ayer la marcha de Bueren. Las tres asociaciones judiciales lamentaron unánimemente la decisión del magistrado, del que destacaron su "profesionalidad" y su trabajo en "asuntos muy conflictivos".

El presidente de la Plataforma Gallega contra el Narcotráfico, Felipe Suárez, consideró la decisión de Bueren como "un paso atrás" en la lucha contra la droga. "Bueren ha demostrado una gran capacidad de trabajo, una gran sensibilidad y un gran conocimiento de las tramas organizadas del narcotráfico", argumentó. A su vez, el presidente de la Unión Española de Asistencia al Toxicómano, (UNAT), Juan Ignacio Jiménez, calificó de "noticia sorprendente y desagradable" la marcha del "valiente y efectivo" juez.

El diputado de IU Diego López-Garrido elogió la trayectoria de Bueren en la Audiencia Nacional, subrayó su "gran eficacia y discreción" y le calificó de "modelo de juez audaz". López Garrido comparó la actuación "arbitraria" del juez Moreiras y la perfecta ejecutoria de Bueren y llamó la atención sobre el hecho de que personas tan opuestas hayan podido "convivir en el mismo órgano".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de enero de 1996

Más información

  • El magistrado ejercerá la abogacía en un bufete especializado en temas mercantiles