Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELEVO EN EL PALACIO DE BELÉM

Un defensor de la memoria de la izquierda

El ex alcalde de Lisboa alcanza la presidencia portuguesa nueve meses después de anunciar su candidatura

Reconocido luchador por la recuperación de las libertades y la democracia en Portugal, Jorge Sampaio, que cumplirá 57 años en septiembre próximo, presentó su candidatura a la presidencia de la República nueve meses antes de que se iniciase la campaña electoral y, obviamente, antes de la amplia victoria del Partido Socialista (PS) en las elecciones legislativas del pasado mes de octubre.De inequívoca trayectoria democrática a pesar de las acusaciones que vertió contra su pasado Aníbal Cavaco Silva, Sampaio se declaró, al anunciar que disputaría la carrera hacia el palacio de Belem, como "republicano, luchador por la democracia y la justicia social", a la vez que reivindicó su pasado de izquierda: "No hay hombre solidario sin memoria".

Su merecida fama de hombre tolerante y conciliador le ha proporcionado posiblemente el triunfo en estas presidenciales, a pesar de que no ha tenido una gran experiencia en tareas de gobierno, pues apenas fue secretario de Estado durante unos meses y alcalde de Lisboa durante seis años.

Sampaio le gusta subrayar que su trayectoria política y humana se ha distinguido siempre por "una actitud de coherencia" que todos los portugueses conocen.

Efectivamente, el nuevo presidente de la República, nacido en Lisboa, fue un destacado dirigente estudiantil, a comienzos de la década de los sesenta, en la Facultad de Derecho de la capital. Desde entonces no ha abandonado su actividad política, si bien ha alternado momentos de éxito con oscuras etapas.

Este licenciado en Derecho y cronista político durante algunos anos procede de una "burguesía culta, liberal y cosmopolita", según consta en sus biografías oficiales. De su madre británica le viene esa ligera flema que le da un aire discreto y moderado. Se desenvuelve perfectamente en inglés y francés.

Su intensa actividad política le valió pasar algunos días en la prisión de Caixas cuando ya era presidente de la Reunión Interasociaciones en 1961. Su posterior actividad como abogado también estuvo ligada a la lucha a favor de la democracia en Portugal. En su despacho se elaboraron numerosos documentos a favor de la recuperación de las libertades y contra el exilio de Mario Soares, el hombre cuyo relevo toma ahora.

Sus discrepancias ideológicas con el Movimiento de Izquierda Socialista, de orientación marxita-leninista, le llevó poco después del 25 de abril de 1974 a abandonar esa organización cuando se convirtió en partido político. Decidió entonces ingresar en las filas socialistas invitado por Soares, aunque siempre contó con la mancha de origen de no ser un histórico. Su activa militancia en las filas del PS le convirtió por algún tiempo en secretario de EStado para la Cooperación Externa del IV Gobierno provisional, cargo que abandonaría posteriormente debido a sus diferencias con el primer ministro Vasco Gonçalves. En 1979, Sampaio ingresó en el secretariado nacional del PS, aunque durante años ligeras discrepancias con Soares, el líder carismtico. El nuevo presidente portugués fue elegido diputado socialista en tres legislaturas, fue presidente del grupo parlamentario del partido y, en 1989, se convirtió en secretario general de los socialistas, a pesar de sus diferencias con altos dirigentes de ese partido, entre ellos con el recién elegido primer ministro, Antonio Guterres.

Esas diferencias parece que le valieron un cierto castigo. Ante la ausencia de candidatos a la alcaldía de, Lisboa y contra la voluntad de Soares, los socialistas le propusieron para este puesto, cuando todavía era secretario general del PS. Era la primera vez que un alto dirigente se rebajaba a disputar un Ayuntamiento, aunque fuera el de Lisboa. Sampaio fue elegido alcalde de Lisboa en diciembre de 1989 y reelegido cuatro años después en coalición con el Partido Comunista Portugués.

El moderado Jorge Sampaio ha sorprendido en algunas ocasiones a sus compañeros con discursos apasionados dignos de los mejores momentos de Mario Soares. Sin embargo, el ateo Jorge Sampaio perdió su liderazgo en el PS el enfrentarse en 19,92 al católico Antonio Guterres.

A pesar de sus diferencias políticas, el primer ministro socialista ha apoyado absolutamente a su compañero y "amigo" en la carrera presidencial. En un principio, el ahora primer ministro ,cafificó de "prematuro" el anuncio de la disposición de Sampaio a suceder a Soares cuando los socialistas sólo querían concentrarse en las elecciones legislativas de octubre. Finalmente el tiempo ha dado la razón al nuevo presidente, que obtuvo una ventaja estratégica sobre su rival Cavaco al comenzar con mucha antelación su peregrinaje por el país en busca de apoyos y votos.

El nuevo presidente de la República ha conseguido finalmente su objetivo. Apasionado de la música, el cine y la lectura, Sampaio juega al golf y es un entusiasta seguidor del Sporting de Lisboa. Está casado con María José Rita, directora de la compañía aérea portuguesa TAP, y tiene dos hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1996

Más información

  • En su despacho se elaboraron numerosos documentos a favor de las libertades