Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraga advierte que el PP tendrá que tomar "medidas difíciles", como la derecha francesa

Santiago de Compostela

El presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, se despojó ayer de las cautelas electoralistas habituales en la dirección del PP y lanzó un mensaje inequívoco a propósito de la revuelta social contra el Gobierno francés. Gane quien gane las próximas elecciones en España también se verá abocado, según Fraga, a tomar "medidas difíciles" para contener el déficit público, que deberán incluir la reforma del sistema de pensiones. El presidente-fundador del PP espera que estas decisiones "se expliquen bien" y confía en la "prudencia de la sociedad española" para entenderlas.

Fraga matizó que no le corresponde salir en defensa de Alain Juppé, primer ministro francés, pero aprovechó para advertir que también en España se avecina una reforma de los sistemas de protección social. Lejos de exhibir paños calientes preelectorales, fue tajante: "Por desgracia nadie puede saltar por encima de su hombro y lo que no creo posible en estos momentos es dejar de tomar medidas para contener el. déficit". "Las medidas que en su día ha de tomar el próximo Gobierno", insistió, "todo el mundo sabe que son difíciles". Según el presidente de la Xunta, esas decisiones no se pueden ocultar con falsas promesas como, a su juicio hizo el PSOE en la campaña de 1993, cuando logró mediante un "engaño" el voto de "un millón de pensionistas".

Fraga cree inevitable la reforma de las pensiones, aunque evitó precisar las alternativas al sistema actual y señaló: "Todo el mundo está de acuerdo en que habrá que pasar del actual sistema de reparto a otro sistema complementario, que hay que estudiar".

"Poner orden"

El jefe del Gobierno gallego está seguro de que esta reforma "será tema de la próxima campaña electoral" y que los ciudadanos la aceptarán "si las cosas se hacen bien y se explican bien". Insinuó que su partido gozará de mayor credibilidad para afrontala al no estar implicado, como el PSOE, en grandes escándalos sobre el manejo, de fondos públicos.

En opinión de Fraga, las medidas contra el déficit habría que tomarlas aún sin el tratado de Maastricht y sus exigencias de disciplina financiera. Se trata, dijo, de un "problema universal", que ejemplificó en el pulso para recortar los presupuestos sociales en Estados Unidos entre el Senado y el Congreso y el presidente Bill Clinton.

Desaparecida la amenaza comunista, el fundador del PP cree llegado el momento de "poner orden en la economía mundial" ."Los pretextos que hubo durante un cierto tiempo 'no se puede entrar en ninguna reforma hasta que caiga el telón de acero'- ya no valen, como es natural", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de diciembre de 1995

Más información

  • El presidente gallego cree que "todo el mundo esta de acuerdo",en modificar las pensiones