La Comunidad impone una tasa a los ludópatas y las nuevas farmacias

El Consejo de Gobierno de la Comunidad aprobó ayer por la vía de urgencia un proyecto de ley por el que se modifican las tasas y precios públicos actuales. El aumento medio de esas tasas se calcula sobre el 6%, es decir, por encima del IPC. Entre los nuevos precios destacan tres novedades. Un nuevo tributo, copiado de otras comunidades autónomas, impone que se cobrarán 75.000 pesetas por cada tramitación y resolución de los expedientes de apertura, traslado, transmisión e instalación de oficinas de farmacia. Ahora mismo no se cobra nada y esas solicitudes se agolpan a millares, lo que provoca el colapso del servicio regional que analiza esos trámites. El Colegio de Farmacéuticos, había reclamado esta medida para paliar, la multiplicación de estos expedientes.Otra novedad. Se mantienen las tasas de juego, pero se incorpora una de 5.000 pesetas para los ludópatas que se den de alta (o baja) en el registro de personas a las que se les prohíbe entrar en las salas de juego. Es significativo que la Comunidad espere recaudar por este concepto 12.500.000 pesetas, lo que indica que aguarda la inscripción al menos de 2.500 personas.

La última tasa nueva se ha consensuado con el mismo importe entre el Ministerio de Hacienda y las 17 comunidades autónomas. Se refiere al precio de las inspecciones y controles sanitarios oficiales de las carnes frescas y de aves de corral. Este tributo se establece para eliminar la actual competitividad desleal entre mataderos de regiones limítrofes. Por término medio, sacrificar cada tonelada de ganado de abasto costará 1.734 pesetas y 454 cada tonelada de ave de corral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 1995.