Crítica:ROCKCrítica
i

De guante blanco

Satriani es un estilista de primera línea, pero también late en él la fibra sensible, de manera que es capaz de comunicar con la audiencia sin necesidad de apabullar a la audiencia con trucos efectistas.Después de su capricho junto a Deep Purple del año pasado, Satriani ha regresado al campo de experimentación y ha brindado un trabajo intimista y nada plegado al ritmo o a los matices comerciales de otras obras. Y tal vez llevado por esa inclinación, el talento de San Francisco prefirió reconcentrarse en las piezas más pausadas. También cuenta la recuperación de la sección rítmica de Stuart Hamm y Jonathan Mover, igualmente impecables en lo suyo. Los momentos de mayor intensidad se correspondieron con las interpretaciones de Summer Song, Surfing with the alien y Big bad moon, ese blues-rock a lo ZZ Top donde Satriani sacó por única vez su escasa voz. Dentro de la calidad interpretava al máximo nivel, Satriani convirtió esta actuación en un concierto de guante blanco al que cabía pedirle la garra que solamente ofreció con cuentagotas.

Joe Satriani

Joe Satriani (guitarra), Stuart Hamm (bajo), Jonathan Mover (batería), Jeff Campitelli (teclados, guitarra), La Riviera. Entrada: 2.500 espectadores. Precio: 3.000 pesetas. Madrid, 22 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 1995.