Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN DE LA GUERRA SUCIA

González respalda al ex ministro de Interior asegura que "no le están acusando de nada"

Felipe González tuvo ayer unas palabras de rotundo apoyo hacia José Barrionuevo, cuyo suplicatorio ha sido pedido al Congreso por el juez Eduardo Móner para que declare como imputado en el sumario del caso GAL. A su llegada a Nueva "York para asistir al 50ª aniversario de las Naciones Unidas, el presidente del Gobierno aseguró que la nueva istuación de Barrionuevo no cambia las cosas y dejó claro que "aún no están acusando de nada" al ex ministro.El jefe del Ejecutivo, que declinó comentar la decisión judicial porque aseguró desconocer el escrito, aseguró "estar de acuerdo con las declaraciones de Pepe Barrionuevo", que calificó de "muy sensatas y muy serias". "Estábamos juntos cuando nos enteramos", explicé,. "Él [Barrionuevo] está muy tranquilo, y la impresión que yo tengo es de que no le están acusarido de nada", agregó. González también se mostró de acuerdo con Barrionuevo en que la gente "quizá recuerda mal lo que ha pasado" en algunos momentos de la lucha antiterrorista.

La decisión de Móner no ha afectado a la voluntad de íos dirigentes socialistas de que González sea cabeza de cartel electoral. Es más, algunos creen que este hecho reduce la libertad de elección de González y aunque prefieren, sobre todo los guerristas, que se pronuncie cuanto antes, no van a hacer bandera de esta cuestión. El secretario de organización del PSOE, Cipriá Ciscar, insiste en que hay tiempo hasta diciembre.

Según Ciscar, el suplicatorio de Barrionuevo no sólo no va a afectar al calendario electoral, sino que no precipitará el momento en el que González decida su futuro.

La decisión del juez Móner sobre Barrionuevo y los demás aforados, entre los que está Gonzáléz, no se resolverá antes de un mes. Entonces, González tendrá que decidir sobre su candidatura sin que nadie le pueda reprochar que temía una sentencia condenatoria o que asumía una responsabilidad personal. En el PSOE se cree, que el juez no pedirá el suplicatorio para el presidente.

Pero la libertad de elección de González va a tener sus límites en las presiones de su partido, y más aún después del suplicatorio para Barrionuevo. El viernes Alfonso Guerra declaró que no tiene dudas sobre la candidatura de González, porque se viven tiempos de "comprometerse, en los que hay que asumir responsabilidades".

Son los secretarios regionales los más dispuestos a presionar a González con argumentos variados: desde la certeza de que sólo González puede garantizar un resultado digno, hasta el riesgo de que su renuncia desmovilice al partido o provoque una crisis interna. También creen algunos que su ausencia se interpretaría como una huida que dificultaría su vuelta e incluso la posibilidad de seguir en la secretaría general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 1995

Más información

  • Los socialistas creen que el suplicatorio de Barrionuevo ata a González a ser candidato