Tres, y vivos

Tres científicos como máximo pueden compartir cada año el Premio Nobel de Física, de Química o de Medicina. Además, tienen que estar vivos. Seguramente por esto fue excluida una mujer clave en el descubrimiento de la doble hélice del ADN: Rosalind Franklin, que hizo el trabajo experimental de difracción de rayos X en que se basó el modelo de Crick y Watson. En lugar de Franklin, muerta en 1958, fue su jefe, Maurice Wilkins, quien compartió el Nobel de 1962 con los dos genios. También Ale xandr Stepanovich Popov, que inventó, independientemente de Guglielmo Marconi, la antena como detector de ondas de radio, murió en 1906 sin el reconocimiento de la Academia Sueca, que galardonó con el Premio en Física a Marconi en 1909.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS