Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retevisión se privatizará para convertirse en el segundo operador

Retevisión ha iniciado el camino de su privatización, a fin de convertirse en el segundo gran operador de telecomunicaciones. El decreto para ello que fue anunciado la semana pasada por el ministro José Borrell, se refiere específicamente al establecimiento de Retevisión como núcleo del segundo operador, que competirá con Telefónica.El plan del Ministerio de Obras Públicas consiste en privatizar de forma progresiva la empresa Optel, ya creada en el seno de Retevisión, que opera algunos servicios liberalizados.

Según ese proyecto, el Gobierno dará a Retevisión, antes de 1996, una licencia para ofrecer toda clase de servicios de telecomunicaciones, aunque no podrá operar en la modalidad de telefonía básica hasta el 1 de enero de 1998. De forma paralela, Optel se privatizará en un 50% el próximo año.

Para hacer frente a la creación del segundo operador, que requerirá inversiones totales de 250.000 millones de pesetas, se hará en primer lugar un traspaso casi del ciento por ciento de los activos de Retevisión a Optel, valorados en unos 60.000 millones de pesetas.

De forma paralela entrarán nuevos socios financieros y tecnológicos en la empresa. A éste propósito responden las conversaciones que la dirección de Retevisión mantiene con el Banco Santander, el Banco Central Hispano y CajaMadrid, que no han entrado en el núcleo duro de Telefónica. En medios empresariales se considera probable también la entrada de ENDESA, que ha mostrado interés al menos por una veintena de proyectos de cable en España. La otra pata del banco será Airtel, el operador privado de telefonía móvil.

Si Retevisión -o el nombre que al final adopte el segundo operador- quiere competir con Telefónica, deberá contar con socios tecnológicos. A ello se deben las conversaciones que ha mantenido o mantiene con empresas extranjeras como Cable & Wireless, British, Telecom, Bell South, MCI, Bell Canadá o Pactel, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de octubre de 1995