Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OFENSIVA DIPLOMÁTICA DE JUAN PABLO II

Recepción en la nunciatura

En la entrevista Gantin-Castro del 12 de julio se habló del viaje del Papa en algún detalle. Después, Castro permaneció en la nunciatura hablando con el arzobispo de La Habana, Jaime Lucas Ortega y Alamino, que fue nombrado cardenal por Juan Pablo II en octubre de 1994 -el primer cardenal cubano nombrado desde la revolución y el segundo en toda la historia-, y otros invitados.Durante la recepción en la nunciatura, Castro conversó relajadamente con los 11 obispos cubanos y numerosos sacerdotes y monjas.

Personas que acudieron al acto aseguran que Joseph Sullivan, jefe de la Sección de Intereses de EE UU en Cuba, y sus colegas norteamericanos abandonaron la recepción cuando Castro entró en el edificio. Aunque EE UU y Cuba no tienen relaciones diplomáticas formales, ambas mantienen "secciones de intereses" bajo la bandera suiza.

De vuelta a Roma, el cardenal Gantin entregó al Papa un optimista y alentador informe sobre los cambios políticos en Cuba, la notable mejoría que se experimenta allí para la Iglesia católica y los deseos de Castro de una visita papal, que el propio prelado estimaba conveniente.

Gantin subrayó que "de un tiempo a esta parte" el Gobierno ha permitido la entrada en Cuba de sacerdotes, monjas y monjes y que, "aunque este número no es suficiente, se espera que esta tendencia continúe y aumente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de septiembre de 1995