El Último de la Fila llenará Las Ventas en uno de sus conciertos más esperados

El concierto que ofrece mañana El Último de la Fila en la plaza de Las Ventas es esperado con gran impaciencia. Las entradas de la actuación con la que presentan en Madrid su nuevo trabajo, La rebelión de los hombres rana, se vendieron a los pocos días de salir a la venta, hace casi dos meses. Lo mismo sucedió con el concierto el pasado día 13 en Barcelona. Ante la gran expectativa organizadores han ampliado en dos fechas en estas ciudades las actuaciones del grupo.

Parece que Manolo García y Quimi Portet comparten la alegría y expectativas con sus aficionados madrileños. "Ir al encuentro de público es como encontrarte con tu novia"', dijo Manolo García, para quien el éxito del último no es fruto de un trabajo duro, si no simplemente "una suerte".

Este placer de estar en escena y conectar con el público lo han sabido demostrar interpretando largos bises al final de sus actuaciones. "¿Porqué acabar en el momento más bonito?", dice Quimi Portet. "Tocando un bis sientes el contacto con el público muy intensamente. Es el momento en que sabes que realmente al público le gusta lo que haces". Los músicos, catalanes aseguraron que la música para ellos es algo "vocacional", más que intelectual. "No somos muy intelectuales", explica, "nuestros textos, son solo filosofía sobremesa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de septiembre de 1995.