Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:CRISIS POLÍTICA

El argumento electoral de la sucesión

Felipe González necesita tiempo para resolver su sucesión como candidato a la Presidencia del Gobierno en las filas socialistas, si es que finalmente decide no presentarse, como parece más que probable. El Ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció ayer en la Cadena SER que el asunto de la sucesión "es posible que sea una razón para no convocar elecciones de, manera inmediata."No es ni mucho menos' la más importante", se vio en la obligación de precisar el ministro si bien es tan importante como cualquiera de las demás razones que, de una manera indisociable, Felipe González ha expresado a muy pocas personas para justificar su decisión de que las elecciones no sean antes de marzo de. 1996. El propio presidente de la Generalitat, Jerrdi Pujol, las conoce aunque, obviamente, no las comparte.

El titular de Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que terminar la presidencia europea, aprobar algunas. leyes que el Ejecutivo considera importantes e incluso intentar hasta el final que haya Presupuestos, son razones de peso para hacer caso omiso de la recomendación de Jordi Pujol de ir a las urnas en noviembre.

"Todo a medio hacer"

"¿Merece la pena gastar esos tres meses para hacer estas cosas o por el contrarío, corremos deprisa, convocamos elecciones y dejamos todo esto a medio hacer?". Se preguntó el ministro. "Mi respuesta es clarísima: hay que acabar la presidencia, termin el trabajo de muchos años en algunas leyes muy importantes y dejar al país con ulgunos problemas resueltos", concluyó Pérez Rubalcaba al enumerar las razones.

Los signos de recuperación económica son esgrimidos por el Gobierno en los últimos, días para reafirnarse en la decisión de no disolver las Cortes. Es más, si dependiera de - alguno! ministros y de algunos dirigentes del PSOE, la legislatura la iría bastante más allá de marzo de 1996. Estas opiniones las escu chará González cuando se una con los órganos de su partido y sobre todo, con el comité federal. Algunos dirigentes del partido han empezado a mostrar con claridad su irritación por la actitud de CiU de romper relacioñes con el, Gobierno en etós momentos. El presidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, lamentó que Pujol haya roto su discurso de la responsabilidad. "Serán los ciudadanos. catalanes quienes juzguen el comportamiento de Jordi Puj6len las próximas elecciones de Cataluña sentenció.

El diputado M PSOE Luis Yáñez consideró una "tomadura de pelo" que CiU se queje de que pueda quedarse sin la cesión del 15% del IRPF y no apoye los Presupuestos. "Es como si alguien quiere que se aprueben los Presupuestos de Educación y no los de Sanidad", dijo a Servimedia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de septiembre de 1995