Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Menem se opone a la 'Evita' de Madonna

Una actriz de telenovelas consigue del presidente argentino preparar una película

La actriz local de telenovelas Andrea del Boca, una treintañera pepona y nívea, con dientes de perlas y labios de coral, convenció al presidente argentino Carlos Menem sobre la conveniencia de filmar la "verdadera" historia de heroína nacional Eva Duarte, esposa del extinto general y caudillo Juan Domingo Perón. Ella sería la protagonista. Huerfanita a los 12 años en Andrea Celeste, siempre seducida o abandonada pero siempre romántica, los últimos éxitos de Andrea del Boca fueron Perla Negra y la escena del sofá con Menem en la residencia de Olivos. Persuadido de la importancia de contrarrestar la Evita preparada por Alan Parker y Madonna, el gobernante impartió instrucciones al secretario de Cultura, Mario O'Donell, para que facilite la puesta en marcha del proyecto patrio.Por segunda vez en un mes, Andreíta, como cariñosamente se la conoce aquí, fue recibida en audiencia presidencial. En esta ocasión se acompañó de su novio, el multimillonario y financiero estadounidense Jeffrey Sachs, hijo del fundador, de la, cadena de bares Dunkins Donuts, consejero de Salud de los gobernadores de Nueva York Hugh Carey y Mario Cuomo y miembro del equipo de Bill Clinton durante el traspaso de poder. Colabora con varios centros de asistencia a inválidos, y la maledicencia agrega a su perfil la condición de playboy.

Sachs afirmó estar dispuesto a financiar parte de la película si su amada interpreta a Evita, a quien los descamisados peronistas de la época honran como la gran abanderada de los pobres. La española Marisa Navarro, autora de la biografía más completa y seria de la mujer que arrastró a las masas en pos de su marido, contó que la polémica primera dama escribió páginas silenciadas durante décadas en las que atacó frontalmente a la jerarquía católica, Fuerzas Armadas y sindicatos.

"Será una versión muy leal a la memoria de Evita", prometió O'Donell, tras aconsejar a la pareja que solicite los créditos dispuestos por el Instituto Nacional de Cinematografía. Robert Redford y Silvio Berlusconi estarían interesados en el proyecto, según Andrea, descalificada por sus detractores con razonamientos dispares y en muchos casos injustos: hay quién reprocha a sus labios, que recuerdan a los de Divine Brown sobre fondo blanco, una excesiva carnosidad y acorazonamiento. El escritor Tomás Eloy Martínez se interesó por la posible participación de Redford y recibió esta respuesta de uno de a sus agentes en Nueva York: "No tengo la menor noticia (...) pero me parece muy raro que se meta en algo así. Jamás acepta dirigir un proyecto que no sea propio".

Menem se ha manifestado contrario al enfoque, de la cinta de Alan Parker sobre el guión de la ópera rock de Andy Lloyd Webber y Tim Rice Dont cry for me, Argentina, considerada una afrenta por el peronismo, actualmente en el Gobierno. Dicen que se burla de sus líderes y no respeta la trayectoria de Eva Duarte, fallecida hace 42 años.

Parker pensó en el actor español Antonio Banderas para interpretar al guerrillero Ernesto Che Guevara. Oliver Stone también había querido filmar la conocida ópera rock, estrenada en más de 30 países, y con ese propósito se entrevistó el pasado año con Menem y varios diputados peronistas.

La reunión fue amistosa, pero cuando todo parecía marchar por buen camino, el fundamentalismo reviso la obra y montó en cólera.

"Es una Infamia absoluta"

El presidente apoyó su ira: "Esa ópera es una infamia total y absoluta". El director estadounidense abandonó el proyecto, y Disney Company, propietanía de los derechos del filme sobre la obra Evita (1978), eligió un sucesor: Alan Parker, director de El expreso de medianoche. En junio era recibido en Olivos. "La verdad histórica [sobre Eva Perón] es difícil de determinar", dijo a Menem, quien sostuvo la existencia de dos versiones sobre la segunda esposa de Perón. "Una deformada, surgida a partir del año 1955, con el derrocamiento de Juan Domingo Perón, y otra que escribió el pueblo argentino". Parker no ocultó en Buenos Aires sus intenciones: el filme tiene que ser muy crítico con Evita y no glorificar a quien no se lo merece.Tomás Eloy Martínez, reciente autor de un libro de gran aceptación sobre la diosa, advierte que cualquier lector de historia "sabe que las verdades son más frágiles que una vara de hielo bajo el sol del verano y que en el caso de Evita, cualquier verdad es un arma: de doble filo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 1995