El Tato corta oreja en Barcelona

El Tato (vuelta y oreja), lanceó de recibo y en quites a su primero. La faena fue de gran decisión, pero un punto acelerada. Al quinto, con la cara alta y corto de arrancada, El Tato lo dominó a base de exponer y obligar.

Andrés Sánchez (ovacionado en su lote) estuvo sereno e inteligente con su primero, reparado de la vista. Se centró con el encastado sexto y extrajo meritorios muletazos. El primero se aplomó pronto y José Antonio Campuzano (silenció en los dos) mostró oficio. En el cuarto, peligroso, sacó algún muletazo.

Se lidiaron toros de Palha, cuajados y correosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de septiembre de 1995.