Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión Europea y Marruecos suspenden las negociaciones de pesca hasta el próximo viernes

La Unión Europea y Marruecos interrumpieron anoche sus negociaciones para cerrar el acuerdo bilateral de pesca. Según el comunicado conjunto que anunció la decisión, no se trata de una ruptura de la sexta ronda, sino de "una pausa, para proceder a las consultas necesarias" hasta el próximo viernes día 25. Horas antes, la comisaria europea encargada de la Pesca, Emma Bonino, había reconocido que las divergencias seguían siendo "profundas" en el tema del recorte de capturas. En opinión de esta responsable comunitaria, la posibilidad de que las flotas española y portuguesa vuelvan a faenar en los caladeros de Marruecos el próximo 1 de septiembre, es "teóricamente posible, pero bastante improbable".

[El portavoz de la plataforma pesquera de Algeciras (Cádiz), Miguel Alberto Díaz, calificó anoche de "mala noticia" el aplazamiento, según informa Efe. Díaz recordó que la flota permanece paralizada desde hace casi cuatro meses y los pescadores "están cobrando ayudas que son de miseria" y en otros casos, como el del sector subsidiario, los afectados "no perciben ninguna ayuda", lo que produce, aseguró, que "haya gente que no puede aguantar esta situación". La plataforma se reunirá mañana en asamblea.] Aunque el comunicado precisa que la interrupción no implica que las negociaciones estén rotas, la impresión previa a conocerse esa decisión indicaba ya que se hallaban estancadas ante la negativa de Rabat a plasmar por escrito las áreas en las que las dos partes han ido acercando posturas, y seguir avanzando en los asuntos más conflictivos. En una comparecencia ante los periodistas a mediodía, Emma Bonino citó algunas de las áreas en las que todavía existen divergencias profundas: recorte de capturas por parte de la flota cefalopodera, la de arrastre, y la de palangre. Además, están las compensaciones económicas que la flota de la UE deberá pagar a Marruecos para poder fanear en su caladero, cuyo incremento es calificado de "excesivo".

Tras más de una semana de contactos -la sexta ronda se inició el pasado día 11-, Bonino reconocía que las dos partes han estudiado todos los temas. En algunos de los capítulos de esta complicada negociación las posturas se han acercado lo suficiente como para redactar un texto de compromiso, opina la comisaria. Pero esta posibilidad es rechazada rotundamente por los negociadores marroquíes que prefieren dejar todo abierto hasta el final. Bruselas insiste en la necesidad de ir preparando el texto del compromiso final para que una vez que se cierre el acuerdo la flota, que lleva varios meses amarrada en puerto, pueda regresar rápidamente a los caladeros de Marruecos.

Rabat considera inútil redactar parte del acuerdo final hasta que no se concluya la negociación en todos los puntos. A pesar de esta divergencia en el método de trabajo, las dos delegaciones siguen confiando en que es posible lograr el acuerdo. En caso contrario, reconoce Bonino, "ya se habrían roto estas negociaciones".Fuentes próximas a los negociadores insisten en la necesidad de mantener el actual ritmo para evitar que la delegación que encabeza el director marroquí de Pesca Marítima, Mohamed Rami, regrese a Rabat. Una posibilidad que, sin embargo, nadie descarta. Emma Bonino recuerda que en el anterior acuerdo fueron necesarias casi una docena rondas, y la actual sólo es la sexta.

El área donde las posturas respectivas están más alejadas -"muy alejadas", insiste Bonino- es en el nivel de los recortes de las capturas para varias artes o especies. Los contactos a más alto nivel político entre Emma Bonino y su homólogo marroquí -el ministro de Pesca- Mustafa Sahel, mantenidos en los últimos días no parecen por lo tanto haber dado resultados.

Marruecos sigue pidiendo una disminución de las posibilidades de pesca del 65% en cefalópodos, del 50% en arrastre, y del 30% en palangre. Enfrente, la UE sólo está dispuesta, de momento a, ofrecer un recorte del 21%, del 10% y del 5%, respectivamente en los tres años que durará el próximo acuerdo. Bonino recuerda que los recortes propuestos por Marruecos no son "aceptables" para la flota comunitaria ya que en ese caso el acuerdo "no tiene interés para nosotros". "Todo el mundo sabe que habrá un recorte de las capturas, pero el nivel propuesto es excesivo", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de agosto de 1995

Más información

  • Emma Bonino cree "bastante improbable" que la flota vuelva a faenar el 1 de septiembre