Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y Marruecos flexibilizan sus posturas respecto a la reducción de capturas

"Las dos partes han mostrado flexibilidad", afirmaba una portavoz comunitaria tras finalizar la sesión plenaria de la mañana de ayer. Por primera vez en esta ronda, de manera oficial, la delegación comunitaria y la marroquí han estudiado uno de los temas más difíciles de resolver en esta larga negociación: las cuotas y las posibilidades de pesca para la flota española y portuguesa que hasta el pasado 30 de abril faenaban en el caladero marroquí. Una flexibilidad que los negociadores comunitarios esperan ahora que Marruecos confirme en los próximos días o, incluso, horas.

Este síntoma positivo confirma la impresión de que la presencia en Bruselas de la comisaria europea responsable, de la Pesca, Emma Bonino, ha servido para dar "el pistoletazo de salida de la verdadera negociación". España también ha elevado el nivel de su representación en las negociaciones con el envío a Bruselas del secretario general de Pesca, José Loira.Fuentes diplomáticas reconocían que la delegación marroquí experimentó un cambio hacia una "menor crispación" y dio muestras de planteamientos más abiertos. "El ambiente es menos cerril que en los días anteriores", añaden. El inicio formal de las discusiones sobre el recorte de capturas para la flota española y portuguesa en aguas marroquíes en los próximos tres años, revela que los negociadores han logrado avances suficientes en los temas técnicos.

Oficialmente, los negociadores marroquíes afirman que no han modificado su postura inicial -"nada ha cambiado", aseguran-, pero ayer por la tarde celebraron una reunión restringida con la delegación comunitaria. Un miembro de esta última, John Spencer, reconocía incluso que la plenaria de ayer demostró que "ninguna de las partes mantenía una postura fija, inamovible".

Bruselas sigue sin presentar una propuesta precisa y detallada de compromiso a los marroquíes, manteniendo sobre la mesa las sugerencias presentadas hace un par de días (recortes del 21% en cefalópodos, del 10% en arrastre norte, y del 5% en palangre), aunque se muestra dispuesta a ir hacía unos recortes algo mayores que prefiere de momento no cuantificar a la espera de un movimiento de Rabat. Unas cantidades consideradas como insuficentes por la delegación encabezada por el director de Pesca Marítima marroquí, Mohamed Rami, quien sigue negociando y se olvida de su amenaza de romper esta ronda. Marruecos, continúa planteando un recorte medio del 50%, porcentaje considerado como "excesivo" por los negociadores de la UE, quienes recuerdan que defienden "los intereses de la flota comunitaria".

Sin embargo, fuentes próximas a la negociación no descartan la celebración, de una séptima ronda que desembocaría en el acuerdo final. Una posibilidad calificada de "falta de gravedad", ya que -subrayan estas fuentes- el objetivo es conseguir un acuerdo equitativo para las dos partes para que la flota pueda volver al caladero el próximo 1 de septiembre.

A pesar del nuevo optimismo que trasciende de los encuentros, fuentes comunitarias recuerdan que la negociación será "dura y complicada". "Los marroquíes son buenos negociadores", confirman. Si de momento, al menos oficialmente, ninguna de las partes ha movido ficha, se espera un tímido y lento acercamiento de las hasta ahora alejadas posturas en recorte de capturas.

Los negociadores comunitarios y marroquíes prefieren de momento olvidarse de un recorte global, cuyo nivel se situaría aproximadamente en torno al 30%. El objetivo es avanzar en paralelo para cada pesquería cuyos intereses no siempre coinciden. Los cefalopoderos representan en torno al 50% del valor de las capturas. Esta flota de altura tiene más posibilidades, incluso si son limitadas, de reconvertirse en otros caladeros que la flota artesanal o de bajura que difíciImente puede alejarse de estas costas. La evidente importancia de los cefalopoderos no implica que los recortes se centrarán en las capturas de calamamres y pulpó. El compromiso final, precisan en Bruselas, será un "delicado equilibrio entre lo! intereses de cada flota y pesquería".

[A este respecto el sindicato USO difundió ayer en Madrid un comunicado en el que advierte que la reestructuración del sector pesquero recomendada por la UE "también pondrá en la calle a míles de trabajadores del sector de transformación".]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de agosto de 1995

Más información

  • El inicio de las discusiones sobre recortes confirma que se ha avanzado en los temas técnicos