Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajar como voluntario equivaldrá a la 'mili' o a la prestación social sustitutoria

El proyecto de ley de Voluntariado aprobado ayer regula la labor de 300.000 personas

Unos 300.000 españoles realizan alguna labor como voluntario social. El proyecto de Ley del Voluntariado, aprobado ayer por el Consejo de Ministros, prevé que el voluntariado equivalga al servicio militar o a la prestación social sustitutoria. La nueva ley regulará, una actividad creciente, una impresionante corriente cívica de asociaciones y organizaciones no gubernamenta les (0NG) con protagonismo en el Tercer Mundo y, dentro de España, en campos tan diferentes como la ayuda a la pobreza, a los emigrantes, a discapacitados o a enfermos terminales.

El tiempo que se desempeñe una labor de voluntariado equivaldrá tanto al servicio militar como a la prestación social sustitutoria, según el proyecto de ley de Voluntariado, aprobado ayer por el Consejo de Ministros, elaborado por el Ministerio de Asuntos Sociales, su titular, Cristina Alberdi, puntualizó ayer que no cree que esa medida contribuya a aumentar el número de voluntarios, que hoy alcanza la cifra de unos 300.000 españoles. Según la ministra, la nueva ley pretende abrir cauces para llegar al medio millón de personas susceptible de convertirse en voluntarios.Un certificado acreditará el trabajo realizado voluntariamente y podrá servir para equipararlo al servicio militar. En cuanto a la prestación social sustitutoria, el interesado Podrá computar labores realizadas con posterioridad a haber sido reconocido como objetor de conciencia, y que hayan sido desempeñadas en organizaciones que tengan suscrito convenio para esa prestación con el Ministerio de Justicia e Interior.

El objetivo de la ley, señaló Alberdi, es "fomentar el voluntariado sin desvirtuar su naturaleza solidaria, altruista y gratuita, pero reconociendo al tiempo el valor de las actividades voluntarias para toda la sociedad".

Reacciones

La Plataforma para la Promoción del- Voluntariado, que aglutina a 24 asociaciones, expresó ayer "satisfacción" por el proyecto, al tiempo que indicaba un "total desacuerdo, previamente manifestado, sobre la inclusión de las concesiones a la prestación social sustitutoria del servicio militar, ya que este concepto concebido como incentivo carece de sentido al perderse el principio general de la acción voluntaria". La objeción de conciencia o el servicio militar, para la Plataforma, no deben regularse en una ley de voluntariado. La Plataforma anuncia "cuantas actuaciones sean posibles" para eliminar de la ley ese supuesto."Nos suscita dudas", afirma Joaquín López, responsable de promoción del voluntariado en Cruz Roja, la mayor ONG española, con 149.235 miembros, "la conveniencia de incluir, como medida de fomento, aspectos relacionados con el servicio militar y la objeción de conciencia, mientras que se echan en falta incentivos para las organizaciones. de voluntariado", informa Servimedia.

Voluntariado, según el proyecto de ley, es "el conjunto de actividades de interés general desarrolladas por personas físicas en el seno de una organización, al margen de toda relación laboral o funcionarial".

"Resulta especialmente interesante", dice López, "que el fenómeno del voluntariado se conciba sólo en el seno de una organización. Ello significa superar el concepto de voluntarismo, que puede ser bienintencionado, pero poco eficaz y ha de ser reconducido hacia las organizaciones con capacidad para canalizar el esfuerzo".

Por vez primera en España, se regulan legislativamente los derechos y deberes de las personas y las entidades que trabajan desinteresadamente en beneficio de la sociedad, sea en España o en el extranjero. La labor de voluntariado debe cumplir, entre otros requisitos, el de realizarse libremente, sin coacción, tener un cierto grado de continuidad y ser altruista, sin contraprestación económica de ningún tipo: el voluntariado no podrá sustituir, en ningún caso, al trabajo retribuido.

Una organización, según el texto aprobado ayer en Consejo de Ministros, debe estar legalmente constituida, carecer de ánimo de lucro y, cara a sus miembros, formarles, cubrir los gastos para el ejercicio de su actividad y asegurarles contra los riesgos de accidente y enfermedad derivados de su labor.

El voluntario tendrá derecho a una acreditación identificativa, así como a bonificaciones o reducciones en el uso de los medios de transporte públicos estatales y en la entrada a museos gestionados por el Estado.

El ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció que la Ley de Voluntariado podría ser aprobada antes de la disolución de las Cámaras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de julio de 1995