EL 'CASO SÓLLER'

Cañellas dice que está dispuesto a dimitir hoy ante el PP de Baleares

El líder del PP de Baleares y presidente del Gobierno regional, Gabriel Cañellas, expresó ayer en público por primera vez su disposición a presentar hoy a la junta regional de su organización la dimisión como presidente de ésta y del Ejecutivo autónomo si así se lo indica la dirección nacional. Seis horas después de anunciar esta posible asunción de responsabilidades políticas por el caso Sóller, Cañellas mostró otra carta. Calificó de "muy positivo", "perfecto" y "totalmente exculpatorio" el informe de la comisión interna de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP balear.

Más información

El informe, que conoció ayer por la tarde, "está en la misma línea de pensamiento que nosotros", señaló Cañellas, quien remitió a la asamblea de cargos del PP convocada para hoy la solución definitiva al asunto. Un portavoz del presidente balear aseguró que éste no tiene ningún viaje previsto, al ser preguntado si Cañellas mantendrá en breve una nueva conversación con Aznar en torno al contenido del informe. El portavoz señaló, en cambio, que Cañellas "habla mucho por teléfono estos días".

Los dirigentes más cercanos a Cañellas recalcaron que "no hay responsabilidades políticas de ningún tipo, nada de nada, y el informe es exculpatorio". Hoy a mediodía el PP balear celebra una reunión ampliada de su Junta regional, en la que se decidirá el futuro de Cañellas y su Gobierno.

El dirigente popular ha suscitado un movimiento casi general de adhesión a su persona. No obstante, dirigentes de peso como el número dos del partido en las islas, Joan Verger, han descartado la posibilidad de plantear una ruptura con la organización nacional o seguir sin ninguna respuesta política interna a la crisis planteada.

Cañellas aceptó el envite de Aznar para que renuncie a sus cargos en el Gobierno y el PP al manifestar a primera hora de ayer: "Si en el partido [a nivel nacional] pide responsabilidades políticas, entiendo que quieren decir que pretenden que yo presente mi dimisión, tanto del partido como del Gobierno; si así se concreta la petición, yo, ante el partido de Baleares, presentaré la dimisión, explicaré las razones que hay y habrá que actuar después en consecuencia".

El PP de Baleares, con mayoría política y social en el archipiélago, ha elaborado en apariencia una estrategia de resistencia. Así, Maria Teresa Rattier, asesora personal de Cañellas, de gran relieve en la organización de sus actos masivos, criticó la postura de la dirección nacional del Partido Popular.

"Golpe de efecto"

Rattier dijo que "los mallorquines deberían actuar al lado de Cañellas, como cuando Pujol y los catalanes respondieron al caso Banca Catalana". Rattier tiene demostrada capacidad de movilización, porque controla las asociaciones de pensionistas, de mujeres empresarias y de mujeres con empuje, con más de tres mil afiliados en su conjunto. Por su parte, el líder de la organización de empresarios de Baleares, Josep Oliver, se sumó a este discurso de carácter víctimista al considerar "inadecuado" que Aznar inste a Cañellas a dimitir. "Todo esto está afectando al prestigio de Baleares en el exterior", señaló el presidente de la patronal del archipiélago. Añadió Oliver que "un golpe de efecto de Aznar no sería bueno, porque ésta es una comunidad muy pequeña" y criticó que se utilice Baleares para una "acción ejemplarizante" por parte del presidente del PP.

Anoche, precisamente, Cañellas tenía previsto participar en Muro (Mallorca), en una convención de empresarios hoteleros, en su primer acto público y oficial en esta semana de tormenta política. El presidente regional había cancelado la mayor parte de los actos de su agenda, entre ellos una entrevista en Madrid con la ministra de Asuntos Sociales, Cristina Alberdi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de julio de 1995.

Lo más visto en...

Top 50