Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los serbios aceleran la 'limpieza étnica' con la expulsión de 14.000 refugiados bosnios

Alrededor de 8.000 refugiados bosnios -mujeres, ancianos y niños- expulsados de la zona protegida de Srebrenica por los serbios que conquistaron el martes este enclave, en el noreste de Bosnia, Regaron ayer a Tuzla, en territorio gubernamental bosnio. Este primer contingente fue conducido en un convoy nocturno de camiones y autobuses que cruzó las líneas del frente hasta la localidad fronteriza de Kladanj, unos 70 kilómetros al oeste e Srebrenica. Aquí ropas bosnias se hicieron cargo de los fugitivos para llevarlos hasta el aeropuerto de Tuzla, 40 kilómetros al norte, bajo control de la ONU. Otros 20.000 expulsados son esperados en la región de Kladanj. La máxima representante del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Sadako Ogata, calificó lo ocurrido en Srebrenica como "un ejemplo flagrante de limpieza étnica".

ACNUR considera la situación "desesperada", tanto en Tuzla, donde se instala contra reloj un campo provisional para acoger a los miles más que estan en camino, como en Srebrenica. En la aniquiliada zona protegida aún permanecen miles de desplazados, entre ellos casi un centenar de heridos, en condiciones catas tróficas junto a las vecinas instalaciones de los cascos azules holandeses, aunque los serbobosnios aseguraron que la "evacuación de refugiados" terminó a media tarde de ayer.El Ejército asaltante ha cerrado herméticamente el enclave musulmán ocupado el martes y no permite la presencia de funcionarios de la ONU ni de sus organizaciones de ayuda humanitaria. Pale autorizó el viaje desde Belgrado a Srebrenica de un con voy humanitario de la ONU, compuesto por seis camiones. Pero el mando de la ONU, en Bosnia confiesa su incapacidad para manejar este éxodo masivo y negocia con el Gobierno de Sarajevo, carente por completo de medios, la acogida de miles de personas en las instalaciones de Tuzla. Los dirigentes bosnios se han lavado las manos ante el fracaso de los cascos azules para proteger el enclave. Además, los alrededores del aeropuerto bajo control de la ONU están mina dos por los sitiadores serbios, lo que complica aún más la posibilidad de instalar un campo en condiciones mínimas. Este éxodo masivo de población civil representa el mayor desplazamiento de personas en Bosnia desde el comienzo de la guerra, en la primavera de 1992.

La ciudad norteña de Tuzla soporta ya y desde hace años la presencia de otros 200.000 refugiados procedentes de diferentes partes de Bosnia. Todo apunta a que la nueva marea humana víctima del último episodio de depuración étnica de los ultranacionalistas serbios -una muchedumbre para la que ahora se preparan tiendas, mantas y comidatendrá que ser dispersada en los próximos días por diferentes zonas del territorio controlado por el Gobierno bosnio.

Los dirigentes de Pale han rechazado hasta ahora la presencia de testigos internacionales en los preparativos y ejecución de la expulsión masiva. La ONU calcula que al menos 40.000 personas se habían refugiado en Srebrenica antes del asalto final serbio. Muchos de los refugiados permanecen todavía sin agua ni comida junto a las instalaciones de los cascos azules holandeses al norte de la ciudad conquistada.

Todos los hombres mayores de 16 años que fueron separados el Miércoles de la masa de refugiados en Srebrenica continúan en el vecino pueblo serbobosnio de Bratunac, adonde fueron llevados por los militares para ser interrogados, según el régimen de Pale, y concentrados en un estadio deportivo, según fuentes de la ONU. Jovan Zametica, consejero muy próximo del líder serbobosnio, explicó ayer que "se está buscando [entre, ellos] a quienes han perpetrado matanzas documentadas contra civiles serbios en la zona".

Fuentes de ACNUR han informado de que cuentan con testimonios de refugiados sobre violaciones y el secuestro de al menos dos jóvenes en la caravana nocturna de mujeres y niños desde Srebrenica hasta Kladanj, mientras marchaban por territorio controlado por los serbios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1995

Más información

  • Fugitivos de Srebrenica dan cuenta de raptos y violaciones en una caravana nocturna