Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una hormona del estrés ataca a las defensas y relaciona tensión nerviosa con enfermedad

Investigadores de EE UU hallan una conexión molecular entre los dos fenómenos

Desde que Freud desarrolló su teoría del psicoanálisis hace un siglo, la conexión entre mente y enfermedad ha fascinado a generaciones de pacientes y médicos. Según la idea popular , una persona deprimida o estresada es más suceptible de sucumbir una enfermedad.Investigadores de Estados Unidos han encontrado ahora una conexión a nivel molecular entre estos dos fenómenos, y sugieren en la revista Lancet que una hormona llamada de liberación de corticotropina (CRE), producida en la respuesta al estrés, puede atacar a las células del sistema inmunológico

La literatura médica lleva años tratando de averiguar la relación entre estrés y enfermedad. Entre las muchas aproximaciones publicadas, un estudio de 1989 explicaba que entre las pacientes con metástasis de cáncer de mama aumentaba el índice de supervivencia si recibían algún tipo de terapia psicólogica para disminuir sus niveles de estrés.A pesar de todo, la relación entre estrés y sistema inmunológico se les ha escapado a los científicos durante décadas. Aunque se sabe que en la tensión relacionada con volar se producen hormonas como la adrenalina, nadie sabe realmente cómo resultan afectados los mecanismos de defensa del cuerpo. Si, como muestran muchos estudios, se liberan compuestos químicos naturales durante la respuesta de estrés, ¿qué moléculas desactivan el sistema inmunológico?

Esta pregunta ha sido difícil de contestar, porque, hasta hace poco, los investigadores han tendido a encerrarse cada uno en su campo: los inmunólogos, centrados en el sistema defensivo del organismo, y los especialistas en endocrinología, ignorando las influencias de las hormonas en ese sistema.

Presente en el cerebro

Un grupo de investigadores de Estados Unidos, dirigido por Julio Licinio, del Instituto Nacional de la Salud Mental de Bethesda, ha intentado ahora tender un puente entres esos campos divididos y sugiere hoy en la revista Lancet que una hormona, llamada de liberación de corticotropina (CRH), que se produce durante la respuesta de estrés, puede atacar a las células del sistema inmunológico. Al hacerlo, estimula la producción de una serie de pequeñas proteínas que ayudan a los virus, como el del sida, a replicarse. Licinio y sus colegas, del Instituto Nacional de Salud Mental, sugieren también que estas proteínas pueden activar oncogenes, desencadenando procesos cancerígenos.

"La CRH es una de las muchas sustancias del estrés que influyen en la respuesta a agentes patógenos y en la susceptibilidad a la enfermedad, dicen los investigadores. La CRH está presente en la región del cerebro responsable del estrés y la emoción, y actúa en puntos periféricos como modularon de la respuesta inmonológica. Por ello, dicen, la CRH es un mediador importante de las intereacciones entre el sistema nervioso y el sistema inmune.

Aunque el mecanismo proporciona una pista certera acerca de cómo una situación de estrés puede llegar a controlar el funcionamiento del sistema inmunológico, es necesario saber cómo invertir el efecto. Los ínvestigadores de Bethesda creen que tienen la respuesta.

Si su hipótesis se confirma, el bloqueo o la acción antagonista de los receptores de las células inmunológicas donde se une la CRH pararía, en efecto de deterioro. "Si tenemos razón", dicen, la CRH [neutralizadores] puede ser útil para tratar trastornos relacionados con microorganismos intracelulares, mediadores inflamatorios u oncogenes".

"La infección, la inflamación y el cáncer son secuencias de acontecimientos múltiples en los niveles molecular y celular del organismo. Identificar cada uno de estos acontecimientos y caracterizar las complejas interacciones entre ellos resultaría una de las áreas más prometedoras, aunque más difíciles, de la investigación biomédíca actual", concluyen los científicos de Bethesda autores del estudio.

io.

Copyright Lancet / NYT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 1995