García Vargas: "Alguien sustrajo las cintas"

El ministro de Defensa, Julián García Vargas, aseguró ayer que la filtración de las escuchas del Cesid se debe a que una persona "con una relación muy directa" con los servicios secretos sustrajo las cintas y las está utilizando. El titular de Defensa, que habló con los periodistas en los pasillos del Senado, manifestó su disposición y la del director del. Cesid, Emilio Alonso Manglano, a asumir sus responsabilidades sobre el escándalo.Antes de encarar los micrófonos, García Vargas tuvo tiempo de leerse una última vez la nota de media docena de puntos que traía escrita sobre las escuchas y esperar a que su colega de Sanidad dejase de hablar ante las cámaras para que los focos se dirigiesen hacia él.

Más información
Penas de hasta seis años de cárcel
La grabación del Rey se entregó "en mano" a Juan Perote
Asombro y preocupación en la Casa del Rey
Los juristas, divididos sobre el presunto delito del Cesid
Polémica interna en el Cesid sobre la necesidad de que dimita Manglano para salvar al servicio secreto
Juan Luis Cebrián: "Esto es muy grave"
Los sistemas del Cesid son capaces de controlar mil escuchas a la vez
Denuncias permanentes, resultados nulos
Un estadillo poco ordenado
El fiscal del Estado investiga las grabaciones del Cesid

Empezó entonces explicando que "la prevención de hechos que atentan contra la seguridad del Estado es un campo delicado cuyos límites son difíciles de precisar". "El Cesid está convencido de que en todo momento ha actuado de acuerdo con la legalidad", añadió, omitiendo precisar si también el Gobierno lo creía.

Reconoció, empero, que "los órganos judiciales competentes" son los que deben determinar si esta legalidad se ha infringido, y pronunciarse "sobre la sustracción de información clasificada y la publicación de la misma". El Cesid lleva a cabo una investigación y Manglano desea reunirse cuanto antes con el fiscal del Tribunal Superior de Madrid para comunicarle sus resultados.

El titular de Defensa fue después confuso. "Las cintas", dijo, "fueron destruidas, aunque también es evidente que alguien las ha sustraído y las está filtrando". ¿Quién es ese alguien? García Vargas se limitó a contestar que debía ser una persona "con una relación muy directa con las operaciones del Cesid". Alude, aparentemente, al coronel Juan Perote Pellón, que fue hasta 1991 subdirector de operaciones. "De otra manera es muy difícil tener esos documentos, que, por cierto, son manuscritos sin firma, sin membrete y no obraban en poder del director".

El ministro dio los mismos argumentos que el Cesid en su nota del lunes. "Quiero reiterar y destacar", subrayó, "que el Cesid no ha espiado a ninguna de las personalidades que se han citado estos días en algunos medios". "La información que el Cesid obtuvo de forma aleatoria en el espacio radioeléctrico fue destruida". "La prueba es que nunca en estos años transcurridos, que en algunos casos son más de diez, se ha filtrado (...) nada".

De todo esto, García Vargas informará mañana a la comisión de secretos oficiales del Congreso. Ayer aprovechó para arremeter contra el PP, porque mientras en otras ocasiones se queja de la lentitud con la que el Gobierno comparece en el. Parlamento, esta vez critica la premura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS