Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodrigo Lloreda: "La prensa es el refugio de la inconformidad"

El director de 'El País' de Cali analiza las funciones de los medios

"La prensa es el refugio de la inconformidad. Es la tesis que sostiene Rodrigo Lloreda, ex vicepresidente de Colombia, actual director y copropietario del diario El País, de Cali. Como tantos y tantos periodistas colombianos se resiste a abandonar la trinchera desde la que lucha contra el narcotráfico, "el mayor factor de violencia y desestabilización de mi país". Lloreda pronunció ayer en el Casino de Madrid una conferencia sobre La prensa y la política en la era informática. Fue presentado por Jesús Ceberio, director de EL PAÍS.La vinculación de Lloreda, de 53 años, a la política -fue, además de vicepresidente, ministro de Asuntos Exteriores- no le impide hacer un análisis crítico sobre la relación entre prensa y política. "No se puede negar esa relación", señala. "Casi todos nuestros presidentes fueron periodistas antes o ' después. Pero esto ha cambiado bastante en los últimos años, en la medida en que se ha extendido la tesis de la necesidad de una mayor independencia".

No cabe duda para Lloreda de que este modelo deberá ir cambiando "porque el periodismo debe asumir cada vez más una actitud de fiscalización, denuncia y vigilancia en los procesos sociales y políticos. Los medios de comunicación asumen un papel cada vez más protagónico y decisorio. Como líderes naturales de la sociedad civil tienen la responsabilidad de orientar, convocar y servir, pero también la de criticar y denunciar. Con frecuencia constituyen la única barrera eficaz frente al abuso y la corrupción. La prensa no se hizo para ser popular. Su tarea es contradecir y cuestionar".

¿Quiere decir esto que no conviene que los medios se comprometan con opciones políticas concretas? "No veo ningún inconveniente en que la parte de opinión de un medio esté comprometida con una filosofía determinada, con unas ideas; pero la parte informativa debe ser ante todo leal con sus lectores", responde Lloreda.

Narcotráfico

Al margen del análisis sobre el papel de los medios de comunicación en la sociedad actual como el que hizo ayer en la conferencia ante un nutrido público de socios del Casino que preside el embajador Manuel García Miranda, el director de El País de Cali pone el dedo en la principal llaga que tiene su país: el narcotráfico."El clima de violencia es el mayor desestabilizador de la prensa en Colombia, por encima de cualquier otro factor", afirma. "Hay una lucha del Estado y la sociedad contra el narcotráfico, tema realmente central que crea muchas dificultades para el periodista, que le echa mucho valor, aunque siente temor a informar y a opinar" *

¿Es una táctica correcta la del periodista sin rostro, la del que escribe pero no firma? "Es, sin duda una práctica legítima en determinadas condiciones. Cuando hay temas delicados el periodista prefiere no firmar y en ese caso el director tiene que asumir la responsabilidad. No hemos de perder de vista que es más fácil proteger a una persona que proteger a cien".

En la batalla de la prensa colombiana contra el narcotráfico ha habido dos etapas, según explica Lloreda. Una etapa muy sangrienta contra el cartel de Medellín en la que no faltaron las bombas en los periódicos y muchos periodistas fueron asesinados. "Fue una época muy, dolorosa, aunque la etapa actual es también de mucha tensión. En ella se prodigan las amenazas y se producen presiones sobre los reporteros e intentos de soborno.Pero no es una situación de violencia tan marcada como lo estuvo la anterior".

La prensa colombiana sobrevive a la presión del narcotráfico, pero ¿sobrevivirá a la presión de los nuevos medios que están conformando la sociedad de la información? "Esa es la cuestión", responde. "Ahora el reto para la prensa proviene no de la televisión, cuyo impacto ya fue asimilado hace tiempo, sino del tratamiento digital de la información. La incursión en el mercado de nuevos productos informativos y especialmente los servicios on line obligará a los medios tradicionales a redoblar sus esfuerzos publicitarios y a invertir en el mercado de las nuevas tecnologías de la inforinación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de junio de 1995