Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN LA SANIDAD PÚBLICA

Cobrar como los médicos catalanes, pero sin su horario

Los facultativos del ICS trabajan hasta las cinco de la tarde

"Yo también quiero cobrar como un médico catalán". La frase es sarcástica y quien la pronuncia es un médico catalán. Concretamente, el doctor Lluís Masferrer, jefe del servicio de cirugía general del hospital de la Cruz Roja de L'Hospitalet. Muchos médicos catalanes se sienten perplejos al observar cómo los convocantes de la huelga de médicos en el resto de España utilizan su nombre en vano con tanta frecuencia. Y más perplejos todavía cuando oyen que plantean un aumento salarial de 100.000 pesetas mensuales lineales, "para equipararse con sus homólogos catalanes", y en cambio no quieren ni oír hablar de equipararse también en las condiciones de trabajo, es decir, de trabajar hasta las cinco de la tarde.Porque esta huelga, según coinciden todos los "médicos catalanes" consultados, tiene una gran trampa semántica: citar únicamente los agravios negativos y silenciar la contrapartida; es decir, trabajar en jornada partida, algo que según la ministra de Sanidad, Ángeles Amador, permite rentabilizar mejor los quirófanos y reducir las listas de espera. Pero además, no todos los médicos catalanes, ni mucho menos, cobran más que los del Insalud. Muchos cobran menos, y por eso han convocado una jornada de paro para el día 8 de junio, fuera de la campaña electoral.

"El salario de referencia que utiliza la CESM afecta sólo al 53% de los 1.987 médicos hospitalarios del Instituto Catalán de la Salud (ICS), que son los que cobran dos complementos, uno por la jornada partida, de 81.363 pesetas mensuales, y otro de dedicación especial, de 86.330 pesetas", dice Ramon Massaguer, director del Servicio Catalán de la Salud.

El complemento de jornada partida se ha concedido a todos los médicos que lo han solicitado; en cambio, el de dedicación especial depende de la valoración de los gestores, lo que ha originado algunas críticas por haber sido concedidos algunos de dudosa justificación.

A diferencia del Insalud, la dedicación exclusiva es una rara avis. El consejero Xavier Trias prefirió unos complementos más vinculados al rendimiento y decidió, en cambio, un plantemiento realista respecto a la exclusividad: "Mientras cumplan en el sector público, lo que hagan después de la jornada laboral es cosa suya".

Pero ni todos los médicos del' ICS cobran igual, ni el ICS ocupa a todos los médicos de Cataluña. Y eso es lo que les duele a los "médicos catalanes" cada vez que se les nombra en términos de agravio comparativo. El ICS sólo gestiona el 30% de las camas hospitalarias y su plantilla representa menos de la mitad de los 4.825 médicos hospitalarios que trabajan para la Seguridad Social. "De los 69 hospitales de utilización pública que hay en Cataluña, sólo 8 son del ICS. El resto forma una constelación de centros con las más variadas retribuciones", indica Pere Muriné, presidente de la Federación de Asociaciones de Facultativos de Hospital, a la que está afiliado más del 80% de los médicos hospitalarios.

Se trata de centros públicos vinculados al municipio, a una entidad benéfica o a una mutualidad, pero que disfrutan de un estatuto empresarial que les permite negociar en cada caso sus propio convenio. "Un médico adjunto de un hospital comarcal puede cobrar 240.000 pesetas brutas al mes, sin guardias, mientras que otro de Sant Pau o del Clínico puede cobrar 340.000 por el mismo trabajo", dice Munné.

"Muchos centros se rigen por el convenio marco de los hospitales de utilización pública, cuya retribución básica es 50.000 pesetas menor que la que paga el Insalud. Sólo añadiendo el plus de jornada partida se equipara casi a la del Insalud, pero ellos sólo trabajan hasta las tres. De modo que hay agravios para todos los gustos", dice Masferrer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 1995