Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres nuevos virus de hepatitis hallados en muestras congeladas

Científicos de EE UU analizaron sangre de un enfermo de los años sesenta

Una muestra de sangre que se ha conservado congelada durante más de tres décadas y que se ha analizado con, técnicas desarrolladas en los últimos año s ha conducido al descubrimiento de tres nuevos virus de la hepatitis antes desconocidos. Los agentes virales han sido descritos por científicos de los laboratorios Abbott de Chicago (Estados Unidos), que hace pocas semanas iniciaron unos estudios para determinar la frecuencia con que los virus hacen enfermar a la gente, qué grupos de personas son los más afectados y por que vías se transmiten.Arie Zuckerman, un importante especialista en enfermedades víricas, afirmó en una entrevista que "describir un virus es todo un acontecimiento, pero describir tres nuevos virus en una sola tarde es el colmo, seguro que es un récord".

Zuckerman, decano de la Escuela de Medicina del Royal Free Hospital of Medicine de Londres, hizo estas declaraciones después de un encuentro entre especialistas de varios países, celebrado recientemente, para hablar de los descubrimientos, que se harán públicos esta semana en la publicación The Proceedings, de la Academia Nacional de Ciencias, y en dos artículos más que aparecerán en otras publicaciones científicas en las próximas semanas.

Muchos participantes dijeron estar impresionados ante la enorme cantidad de trabajo meticuloso que el equipo dirigido por James Koziarz ha realizado en los dos últimos años. Las características de los virus hacen pensar que pertenecen a la familia Flavovirus, que incluye otros dos virus -hepatitis C y fiebre amarilla-.

Varios agentes patógenos

Hepatitis es una palabra poco específica con la que se denomina a uña inflamación del hígado que puede estar causada por diversas sustancias químicas y por múltiples agentes infecciosos., Lo que la mayoría de la gente llama hepatitis esta causado por cinco virus, conocidos como hepatitis A, B, C, D y E, y que han sido descubiertos a lo largo de los últimos 30 años. Los tres primeros son los más comunes.

La enfermedad causada por el tipo A, muy extendido entre la población, remite en todos los casos y además cuenta con una vacuna. El tipo B, para el que también existe una vacuna, se transmite por las mismas vías sexuales, sanguíneas y agujas contaminadas- que el virus del sida. En un 10% de los casos puede causar cronicidad y cirrosis. De todos, el tipo C es el más patógeno. Aunque se sabe su transmisión sanguínea, el resto de las vías de contagio son desconocidas y además aún no se dispone de un antídoto.

La incidencia de la hepatitis contraída tras una transfusión ha disminuido considerablemente en todo el mundo desde que se introdujeron pruebas específicas para detectar los diferentes agentes responsables en los bancos de sangre. Y muy especialmente desde que en 1990 se dispuso de una prueba para detectar el virus de la hepatitis C.

Los nuevos virus recién descubiertos han sido llamados provisionalmente OB-A, GB-B GB-C, en memoria de un cirujano de Chicago al que se conoce únicamente como G. B., que padeció un extraño tipo de hepatitis durante cuatro semanas a principios de los años sesenta.

En aquel momento los científicos inyectaron muestras de esta sangre a cuatro monos, pero los esfuerzos por aislar un virus responsable, de aquella infección fracasaron. Las muestras, no obstante, se mantuvieron congeladas en los laboratorios hasta hace unos dos años, momento en que un grupo de investigadores involucrados en trabajos de detección de nuevos virus se plantearon si con las nuevas técnicas se podría describir nuevos agentes infecciosos a través de aquellas pruebas. Y así fue.

La sangre. congelada de G. R, volvió a inyectarse en monos. Para identificar los virus, los científicos utilizaron una técnica, llamada análisis de diferencia representacional o ADR, que también usaron científicos de la Universidad de Columbia para detectar un virus que, según se cree, causa el sarcoma de Kaposi, un cáncer de piel, y de los vasos sanguíneos, que afecta con mucha frecuencia a hombres homosexuales que han contraído el sida.

Bernard Roizman, un eminente virólogo de la Universidad de Chicago, ha dicho que no le cabe duda de que son virus humanos. "Los datos son inequivocos", aseguró. "Lo que se va a tardar algún tiempo en determinar es hasta qué punto tienen que ver los virus con la enfermedad humana".

Aunque algunos especialistas se han mostrado dogmáticos al decir que ya se han descubierto todos los virus responsables de la hepatitis, otros expertos en virología presentes en la reunión afirmaron que existen muchas pruebas de, que hay más virus aún por descubrir y que nadie sabe dónde terminará el alfabeto de la hepatitis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de abril de 1995