EL 'CASO LASA Y ZABALA'

La cal viva destruye la carne, pero no el esqueleto

La cal viva quema y destruye los músculos, los nervios, los tendones y otras partes blandas del cuerpo humano, "pero no estropea el esqueleto", según el antropólogo forense José Manuel Reverte Coma. Éste ha realizado recientemente un estudio de los restos de la reina Blanca de Navarra, fallecida en el siglo XV, encontrando que sus huesos estaban en muy buen estado.El profesor Reverte afirma que "los huesos hablan" y que únicamente pueden ser destruidos cuando son sometidos a una temperatura de 980 grados centígrados, lo que prácticamente se logra sólo en una incineradora adecuada. "Matar es fácil, lo difícil es deshacerse del cadáver", añade. Reverte desmiente, pues, que sea cierta la extendida creencia de que la cal viva destruye por entero un cuerpo humano.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de marzo de 1995.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50