Operaciones que dificultan la clandestinidad

El trasplante, aparte de unos requisitos técnicos complicados para la conservación de los órganos, involucra a un equipo, como mínimo, de 20 personas, desde inmunólogos hasta anestesistas, en unas instalaciones también con importante tecnología.Resulta díficil convencer a tantos especialistas para que trabajen en la clandestinidad, argumenta el informe y corrobora Rafael Matesanz, coordinador de la Organización Nacional de Trasplante en España.

Matesanz, que en varias ocasiones ha puesto en tela de juicio la existencia de asesinatos infantiles con destino al mercado de órganos, considera que el informe de la agencia de Estados Unidos tiene de positivo "que por primera vez se haya pasado revista a todas las denuncias existentes y se haya intentado dar una. explicación lógica una a una

Más información
Un informe mundial sobre el tráfico de órganos niega que se mate a niños para este comercio

El segundo argumento para dudar de que realmente haya tráfico internacional ilegal de órganos es el posoperatorio y el seguimiento médico que los trasplantados deben tener de por vida. "¿Cómo es posible que de tantos miles de supuestos trasplantados ilegalmente en el mundo no se haya sabido nada después, ni que uno solo de sus médicos les haya preguntado sobre el origen del órgano? Alguien lo habría denunciado", sostiene Matesanz.

Efectos negativos

Las consecuencias de las denuncias sobre el asesinato corno medio para obtener órganos han incidido negativamente en la actividad trasplantadora de muchos países y en el número de donaciones, recalca en informe, además de provocar "salvajes ataques a ciudadanos extranjeros en países latinoamericanos por parte de una población lógicamente atemorizada".

Matesanz termina indicando que, en relación con este fenómeno, se han producido muchas denuncias en principio bien intencionadas, pero con un trasfondo de gente que saca provecho de estos argumentos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS