La opinión de los expertos

Un grupo de diseñadores y arquitectos valora estéticamente los nuevos elementos del mobiliario urbano. Éstas son sus opiniones.

Quim Larrea y Juli Capella, diseñadores y editores de la revista de diseño Ardi. Consideran que la opción de colocar este nuevo mobiliario urbano es, como poco, "desafortunada". "Parece mentira que una compañía como JC Decaux, que hace trabajos vanguardistas en el campo del diseño urbano, sitúe este mobiliario en Madrid. Pero lo más triste es que Madrid acepte este mobiliario tan inmovilista, por no decir reaccionario. Es un hecho que lo que ocurre en Madrid repercute en otros puntos del Estado, luego con esta decisión se ha hecho un flaco favor al diseño y al mobiliario urbano contemporáneo del resto de España. Es increíble que Madrid tenga que llevar desde ahora esta triste bandera. No refleja para nada el espacio cultural madrileño. Sus ciudadanos no se lo rnerecen".

Más información
"Muchos y mal colocados", dicen los comerciantes de Centro
Fuera de época y de lugar

Ricardo Aroca, director de la Escuela de Arquitectura de Madrid: "Hortera, deprimente y cutre". Así de tajantees. "Es incomprensible que en algo tan importante como el mobiliario urbano no se haya optado por diseños más actuales y sólidos en lugar de esta horterada fernandina. No llegan a ser horrorosos o abominables, son directamente una horterada. Además, también los encuentro peligrosos para los conductores, quitan visibilidad y estoy seguro de que provocarán más de un conflicto serio. Si el Ayuntamiento de Madrid pretendía utilizarlos como arma electoral, creo que se han equivocado; deberían haber esperado a después de las elecciones para sorprendernos con esta cutrez".

Emilio Tuñón, arquitecto de la remodelación de la fábrica de cervezas El Águila. Tuñón considera interesante la posibilidad de reciclar pilas y vidrios. Aunque ahora no s queda la inquietud de que esas toneladas de pilas van a quedar almacenadas en algún lugar". Considera "curiosa la mezcla de materiales, resinas y fundición". Pero estéticamente le parece un mal diseño: "En Barcelona se ha puesto más cuidado en estas cosas. Madrid se caracteriza por un diseño más tradicional y convencional". Finalmente, el ganador del concurso de proyectos para el Leguidú, junto a Luis Moreno, considera que algunas ubicaciones son "inciertas". Se refiere al mobiliario situado en las esquinas, que puede despistar a los automovilistas.

Alvaro O'Donnell Torroba, arquitecto y diseñador, premio Thysssen de arquitectura en 1991 y 1992. Considera un adelanto que se instalen depósitos para las pilas, ya que hasta ahora era. muy difícil encontrar puntos de recogida. Las columnas de información, con el remate que imita hierro fundido le parecen un revival, algo anticuadas, en la línea de los quioscos de prensa cuya instalación ha promovido el Ayuntamiento. El arquitecto considera que lo que falta en Madrid es unidad de criterios a la hora de poblar las calles de farolas, postes, vallas, cabinas, etcétera. De esta forma,. el nuevo mobiliario urbano es un elemento más para añadir al caos.

Juan Pineda, diseñador de muebles, es sobre todo crítico con el cilindro fernandino. "Ocupa un espacio brutal. El de la esquina de la calle de Velázquez con Goya, por ejemplo, se pierde en relación con la escala de la calle. Algo que no ocurre con uno que hay en el paseo de Recoletos. Hubiera sido ideal mantener dos escalas: no es lo mismo una calle abierta que otra cerrada. Pero nada de esto se ha respetado. Los recipientes para pilas me parecen más acabados y acertados. Sin embargo, los contenedores de vidrio me parecen lo peor. Eran más útiles los de antes [los iglúes verdes]".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS