Tres bofetadas psicológicas

La ley sobre el Banco de China, destinada a modernizar el funcionamiento de la entidad bancaria oficial, ha sido significativamente criticada por muchos parlamentarios. El proyecto presentado por el poderoso viceprimer ministro encargado de asuntos económicos, Zhu Rongji, fue aprobado ayer con sólo el 66% de votos, lo que para los niveles tradicionalmente plebiscitarios chinos supone una bofetada para el Gobierno y para el propio Zhu, que ocupa el puesto de gobernador del banco central.Los diputados discrepan tes sostienen que la ley no otorga ninguna competencía al Parlamento. Sin embargo, banqueros occidentales opinan que es "la mejor ley posible en estos momentos" para China, porque por primera vez se subraya que el objetivo de la entidad emisora es el mantenimiento de la estabilidad de la moneda y, por consiguiente, el crecimiento económico.

Más información

Una segunda bofetada para el Gobierno es la nueva ley de enseñanza, con la que se pretende aumentar el presupuesto educativo y mejorar la formación del profesorado y del alumnado, aprobada con la oposición de un 26% de diputados. La ley permitirá el abandono progresivo del principio socialista de enseñanza gratuita.

La tercera y última bofetada, pero no menos significativa, la constituyó el hecho de que el 37% de los parlamentarios votó el viernes en contra del nombramiento del candidato propuesto como viceprimer ministro encargado de la agricultura, Jiang Chunyun.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción