Hormaechea declara por expulsar a una periodista de una rueda de prensa

Juan Hormaechea, presidente en funciones de Cantabria, declaró ayer ante la Sala de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad en relación con una demanda por haber insultado a una periodista y haber expulsado a otra de una rueda de prensa.

La demanda, interpuesta por un presunto delito contra los derechos fundamentales fue promovida por todos los medios de información de la región, excepto el diario Alerta, que consideran lesionados por la Diputación regional sus derechos a la libertad de expresión, comunicación e información. Durante el tenso interrogatorio el juez Claudio Movilla apercibió a Hormaechea por posible desacato.

Los hechos se remontan a febrero de 1994, cuando el presidente cántabro, según consta en la demanda, expulsó de la rueda de prensa a una informadora e injurió a otra, lo que motivó que todos los periodistas presentes, excepto el representante, de Alerta, abandonaran la sala. Desde entonces, el presidente Hormaechea no ha vuelto a convocar conferencias de prensa y se limita, dos veces por semana, a recibir en su despacho a un redactor de Alerta para darle cuenta de las actividades del Consejo de Gobierno.

Los demandantes solicitan una sentencia en la que se declare que Hormaechea ha cometido una vulneración, del artículo 20.1 de la Constitución sobre el derecho a la información.

A la salida de la sala, el presidente Hormaechea, que negó ante el juez Movilla todos los cargos que se le imputan, declaró que en la mayor parte de los casos desde que se dedica a la política sus manifestaciones hechas a los medios informativos fueron luego tergiversadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS