Paseó entre las palomas

Jesús Sagarberría, de 67 años, llevaba una vida tranquila y solitaria en Madrid. Sus días transcurrían apacibles entre paseos: por las mañanas atravesaba el barrio de Salamanca, en las calles aledañas a la clínica del Rosario. Las tardes las ocupaba en el Retiro, para dar de comer a las palomas y las ardillas, según contaba ayer, Antonio, un compañero del hotel Alcalá, donde trabajó 20 años. Sagarberría vivía solo, ya que era "introvertido".No hablaba de su tierra, el País Vasco. Y sin embargo, parece que nunca la olvidó del todo. Dos familiares recogerán hoy el cuerpo de Jesús en el Instituto Anatómico Forense. Quieren cumplir el último deseo del ex boxeador: que sus cenizas se pierdan, en las aguas de la Concha, la bahía que baña la ciudad donde vivió de niño, San Sebastián.

Más información
El Colegio de Médicos expedienta a la clínica que no ayudó al hombre agonizante
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS