Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre Rafael Henche, alcalde de Madrid

Ante las airadas cartas de Irene Henche Zabala y Jorge Henche Martín, nietos del que fue alcalde de Madrid de 1937 a 1939, en relación con la entrevista que publicó EL PAÍS (3 de enero de 1995) con motivo de la aparición de mi libro Alcaldes de Madrid, quiero puntualizar lo siguiente: 1. A la pregunta de cuál fue el peor alcalde a su juicio, respondo que "Rafael Henche fue el más desastroso, porque tenía que haber entregado la ciudad y lo que hizo fue huir" (o "dirigirse a Valencia", como me indica el señor Henche Martín). Por mi parte retiro el calificativo de desastroso, pero mantengo el resto de la respuesta, así como aprovecho para ensalzar las figuras de Besteiro y Casado por su gallarda actitud al esperar en sus puestos la llegada de las tropas de Franco.2. En ningún caso pongo en duda los valores humanos de Rafael Henche, e, incluso resalto en el libro su decidida actitud al sugerir a los madrileños que no se festejara el 18 de julio diciendo "que lo celebren ellos es políticamente lógico, que lo celebremos nosotros es absurdo", comentario que le valió ser criticado por algún periódico republicano.

3. Como madrileño y como persona respeto profundamente la memoria del alcalde Henche y me he limitado a narrar un hecho puntual, su viaje a Valencia, que le impidió -transcribo del libro- "ser protagonista de una historia irrepetible" y que no le sirvió, lamentablemente, para evitar la cárcel, según cuentan sus descendientes.

4. En cuanto a que el apellido es Plata y no Plaza, se corregirá en sucesivas ediciones, pero el error no es imputable a mi "pobre erudición", sino a la Relación por orden cronológico de justicia mayor, asistentes, corregidores y alcaldes de Madrid, que obra en poder del Ayuntamiento de la Villa y Corte.-

He leído con interés las dos cartas que se publican en esa sección el 15 de enero de 1995, de dos nietos del que fuera alcalde socialista de Madrid Rafael Henche de la Plata y, sin ánimo de polémica, quisiera aclarar un par de cosas:1. El 8 de noviembre de 1936, en el momento crítico del asedio de Madrid, cuando huyó a Valencia el Gobierno de la República, fue mi padre, Cayetano Redondo Aceña, también socialista, quien se hizo cargo del Ayuntamiento.

2. Henche fue nombrado alcalde el 24 de abril de 1937. A mi padre le fusilaron en abril de 1940. Aunque no lo recuerde nadie, yo también estoy muy orgullosa de su memoria.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 1995