Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El modelo de película española cuesta 170 millones

Los datos del informe de la Academia salpicaron el guión de la gala de los Goya

Academia de Cine, coincidiendo con la entrega el sábado de los Premios Goya, ha resentado el balance del año, un informe elaborado por los guionistas Carlos López y José Ángel Esteban. En 1994, sólo 44 películas han sido calificadas, pero los proyectos industriales durante el año son 63. La película media española es una comedia, tiene 23 personajes, cuenta con un presupuesto de 170 millones de pesetas y sus protagonistas serían María Barranco y Emma Suárez. Los datos proceden de las respuestas a los cuestionarios remitidos por los productores a la Academia.

Según este estudio, el segundo encargado por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España a los guionistas de Un asunto privado y Una casa en las afueras, la película media producida en España es una comedia con un presupuesto de 170 millones de pesetas, que dura 96 minutos y se ha rodado en seis semanas con un equipo de 41 profesionales contratados. Su guión, reescrito más de cuatro veces, retrata a 23 personajes. Esa película modelo tendría como protagonistas a Maria Barranco y a Emma Suárez contaría con la fotografía de Alfredo Mayo (con material Kodak) y la música de Pepe Nieto. Tardaría cinco meses en llegar a 28 salas comerciales, momento para el que Rafa Fernández (R & B Asociados) ten dría a punto la campaña de promoción.

Al margen de las 44 películas calificadas para su exhibición por parte del Ministerio de Cultura, se han incluído los da tos de otras producciones que no han seguido los trámites burocráticos necesarios para estar "terminadas" oficialmente. En total, son 63 las producciones españolas analizadas. Con estas cifras, la industria se acerca al nivel de mediados de los ochenta, confirmando un lento pero sostenido aumento de la producción.

Con respecto a la media obtenida en 1993, el informe revela que se ha rodado más (1.000 metros de celuloide), se ha re bajado el gasto de inversión (de 190 a 170 millones de pesetas por película) y se estrena con menos copias (de 35 a 28).

Pero lo cierto es que existen elementos que distorsionan la media. Así, por ejemplo, La pasión turca contó con 130 coplas mientras que Cadáveres para el lunes sólo dispuso de dos; California Dreamin tiene una duración de 135 minutos y ¡Oh, cielos!, sólo 79. Entre los datos más curiosos destacan los relacionados con las cifras artísticas: los personajes masculinos (53%) priman sobre los femeninos (44,7%); la escala social que representan es, principalmente, (43%), la clase media alta; sus nombres más comunes son, en el caso de los hombres, Miguel y Pablo (en seis películas), y en el de las mujeres, María (también en seis ocasiones).

Los estudiantes (7) y escritores (5) acaparan las historias principalmente comedias (46%). Madrid es el principal decorado de sus argumentos (42%) algunos de ellos reescritos hasta once veces (Dame fuego, Peor imposible y El sueño de Maureen). El tema preponderante, por cierto, resulta ser la crisis sentimental de una pareja (en 15 películas). Por el lado industrial destaca la atomización del sector. Un total de 61 productoras aparecen involucradas en las 63 películas del año. La unión de Lolafilms, Iberoamericana y Sogetel ha favorecido la aparición de un grupo sólido capaz de controlar el 14% de los títulos y el 20% del presupuesto total del cine español.

La industria ha requerido de una inversión que asciende a los 11.000 millones de pesetas. Los productores parecen asumir su papel de motor en la industria. En 1994, una de cada tres películas es fruto de un proyecto del productor: el número de encargos se duplica sobre la pasada temporada, pero el director (69% de los casos) sigue como principal artífice del proyecto de cine. El 95 puede ser al año de los productores.

En cuanto a la distribución, se mantiene la preponderancia de las multinacionales: el 60% de las películas estrenadas llegan a las salas gracias a una major, principalmente Columbia Tri-Star.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de enero de 1995