Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ediciones de Plantino ilustran los intercambios entre Amberes y Madrid

La Fundación Carlos de Amberes reúne 150 objetos artísticos de la época

Los 12 metros de la Pompa fúnebre del emperador Carlos V es el primer trabajo del impresor y editor flamenco Cristóbal Plantino (St. Avertin, h.1520-Amberes, 1589) y la pieza más espectacular de la exposición Cristóbal Plantino: un siglo de intercambios culturales entre Amberes y Madrid que se inaugura hoy, lunes, en la Fundación Carlos de Amberes, de Madrid (Claudio Coello, 99). Este ejemplar único de 32 planchas coloreadas figura junto a ediciones singulares, como la Biblia Regia, y otras populares de autores españoles que se difundieron por Europa en los siglos XVI y XVII desde la imprenta de Plantino.

Un total de 150 piezas, entre libros, grabados, cuadros y objetos, componen la exposición dedicada al impresor Cristóbal Plantino, nombrado architipógrafo regio por Felipe II, poco conocido en España a pesar de la difusión de sus ediciones en Europa. La mayoría de las obras proceden del Museo Plantino-Moretus, Biblioteca Nacional, Complutense y El Escorial, Patrimonio Nacional y Archivo de Simancas.Los reyes de España y la reina Fabiola abrirán la muestra y asistirán a un acto en memoria de Balduino I, rey de los belgas, con las intervenciones de Gregorio Peces Barba, Wilfried Martens y Etienne Davignon.

La Fundación Carlos de Amberes, establecida en Madrid hace cuatro siglos, aprovechó la exposición sobre Plantino y el mundo ibérico, montada en 1992 en el Museo Plantino-Moretus, de Amberes, para ampliar la figura histórica del impresor a un siglo de intercambios culturales entre las dos ciudades, según el proyecto del comisario, el historiador del arte Fernando Checa. El catálogo (Editorial Nerea), ha sido compuesto en el tipo Plantin, derivado de uno de Plantino.

El montaje de la exposición, abierta hasta el 19 de marzo, muestra la actividad de Amberes como centro comercial y cultural en el siglo XVI; la figura de Cristóbal Plantino como impresor, en especial los encargos que realiza para Felipe II, y libro barroco, con la continuidad de la empresa editorial como Oficina Plantiniana en donde colabora Pedro Pablo Rubens. La muestra, según Checa, enseña un momento histórico y sus personajes, dominado por la cultura religiosa de la Contrarreforma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de enero de 1995