Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda limita el 'bingazo' a seis millones

Los premios extraordinarios que organicen las salas de bingo no podrán superar los seis millones de pesetas, según las estimaciones de los dirigentes de la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid. Los empresarios del sector, sin embargo, pretendían coordinarse para inventar un premio gordo de hasta 30 millones de pesetas. Actualmente, la recompensa máxima por jugada no supera normalmente las 500.000 pesetas.El Parlamento regional aprobó ayer por unanimidad la Ley de Tributos del Juego, que gravará con un 3,5% los premios en salas de bingo que no superen las 500.000 pesetas y con un 5% los restantes. Para las jugadas especiales, cuya autorización dependerá de la Consejería de Hacienda, los diputados regionales aprobaron ayer un recargo extraordinario del 7,5%. El superbingo se podrá organizar gracias a un moderno sistema informático que comunicará varias salas de juego donde, a la vez, sus clientes podrán participar en un mismo sorteo. El Partido Popular es contrario a estos premios especiales que proyectan las salas de bingo porque "fomentarían mucho más este tipo de juegos", según explico ayer el portavoz Antonio Beteta.

PASA A LA PÁGINA 3

La Asamblea impone al Casino un tributo anual de casi 300 millones

VIENE DE LA PÁGINA 1

Junto a los tributos sobre los premios del bingo, la Asamblea de Madrid aprobó también un recargo anual de 40.000 pesetas para cada tragaperras del tipo B (que no dan premios superiores a 20 veces el valor de la partida) y de 90.000 pesetas para las del tipo C (el premio máximo no supera las 400 veces el valor de la partida).

La Comunidad de Madrid prevé recaudar el próximo año 4.500 millones de pesetas por los recargos sobre las tragaperras y los premios que concedan las salas de bingo. Este dinero, según decidió el Gobierno regional, se destinará a financiar servicios sociales de la región.

Los tres grupos parlamentarios aprobaron en el pleno de ayer otro tributo especial que deberá pagar el Casino de Torrelodones, único que existe en la región. Este recargo supondrá a los dueños del Casino un gasto anual próximo a los 300 millones de pesetas. La dirección y los trabajadores del salón de juego de Torrelodones trasladaron hace días al Partido Popular su preocupación por el nuevo tributo que, según dijeron, podría suponer el cierre del Casino.

También Izquierda Unida recibió la visita de los propietarios del Casino, que les transmitieron el mismo mensaje. Pero al final estos dos grupos parlamentarios votaron ayer junto al Partido Socialista a favor del recargo.

"Ahora ganan 700 millones al año y, por tanto, pueden pagar este tributo. Si alguna vez se demuestra que el recargo les puede ocasionar la ruina modificaríamos la ley", señalaron los portavoces de Izquierda Unida y Partido Popular.

Estos parlamentarios también manifestaron su oposición a que se autoricen nuevos casinos en Madrid, proyecto que defiende el Gobierno socialista de Joaquín Leguina.

Tres nuevas leyes

Los diputados regionales trabajaron ayer por la mañana y por la tarde para ratificar otras tres leyes.

El bloque IU-PSOE tumbó la mayor parte de las 2.600 enmiendas presentadas por el Partido Popular a los presupuestos regionales de 1995. Al final, el Ejecutivo regional podrá gastar 510.000 millones el próximo año. Este gasto será compartido entre el actual Gobierno que preside Joaquín Leguina y el nuevo Ejecutivo que se forme tras la celebración de las elecciones autonómicas en la última semana del mes de mayo.

Por unanimidad el Parlamento madrileño aprobó la Ley del Fuego. Esta ley convierte al bombero en agente de la autoridad y además obliga a las discotecas y salas de espectáculos de la región a contratar seguros de responsabilidad civil.

Además, la Comunidad de Madrid se compromete en este texto legal a prevenir y extinguir los incendios que se produzcan en todos los municipios de la región con una población inferior a 20.000 habitantes. Las 20 localidades de la región que superan este número de vecinos tienen la obligación legal de financiar sus servicios de bomberos, aunque en la realidad tan sólo siete -entre ellas la capital- lo hacen.

Los parlamentarios regionales también acordaron ayer, último pleno de este año, una nueva Ley Regional del Deporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de diciembre de 1994

Más información