Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Dos meses de cárcel para un directivo de Inquinosa por delito ecológico

La Audiencia de Huesca ha condenado al director gerente de la empresa Inquinosa, Jesús Herboso, a la pena de dos meses de cárcel y una multa de un millón de pesetas, como responsable del vertido de unas 30.000 toneladas de residuos procedentes de la fabricación del plaguicida lindano. Los materiales altamente contaminantes fueron a parar, pese a los avisos reiterados de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), al río Gallego a su paso por Sabiñánigo, donde está ubicada la planta, ahora ya cerrada.La resolución judicial absuelve al director de esta instalación, José Manuel Cuartero. Los restos de lindano se acumularon en una balsa de tratamiento cuando el Gobierno regional prohibió a Inquinosa seguir con la producción del plaguicida.

Aunque el Juzgado de lo Penal admite las tesis del fiscal, no acepta sin embargo la consideración de "delito continuado", como mantuvo el responsable del ministerio fiscal en sus conclusiones, al haberse producido varias advertencias de la CHE, ignoradas por los responsables de la planta. Por este motivo rechaza la condena solicitada de dos años de prisión y la reduce a los 60 días de arresto mayor.

En la resolución condenatoria se da por probado el grave daño que produce "en cadena" estos residuos, empezando por los microorganismos, para continuar con las algas, los peces y otros animales. En las personas puede llegar a provocar cambios psíquicos, cefaleas, astenia, anorexia y trastornos neurológicos. Por esta razón, el tribunal no exime de ulteriores responsabilidades al condenado, si con posterioridad se demuestra la aparición de otras lesiones conexas.

Ésta era una de las sentencias más esperadas por las organizaciones ecologistas en los últimos años, que no se han quedado en absoluto satisfechas, ya que la consideran "tremendamente blanda" dado el alto coste contaminante de los residuos, que permanecen activos durante muchos años. El letrado de la defensa recurrirá, sin embargo, la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de diciembre de 1994